EFEMoscú

El presidente ruso, Vladímir Putin, afirmó hoy que su línea roja es el despliegue de sistemas de ataque de Occidente y de la OTAN en territorio ucraniano, e instó a la comunidad internacional a ser "responsable" y a utilizar el "sentido común" cuando acerca su infraestructura militar cada vez más a Rusia.

"¿Las líneas rojas? Ésas serían las probables amenazas desde ese territorio (Ucrania) hacia nosotros. Si ellos (los aliados) continúan de esta manera, si estacionan y despliegan sistemas de ataque en territorio ucraniano, el tiempo de vuelo hasta nuestras fronteras, hasta Moscú, sería de 5 a 7 minutos", señaló Putin en el Foro de Inversiones VTB "Rusia llama".

"¿Y qué deberíamos hacer nosotros? Tendremos que crear algo similar para responder a los que nos amenazan. Y podemos hacerlo", indicó Putin.

Recordó que Rusia ha ensayado el misil de crucero hipersónico "Tsirkon", capaz de volar a una velocidad nueve veces mayor que la del sonido y alcanza su objetivo "también en 5 minutos".

Putin dijo este mes que el misil hipersónico llegará a la Armada rusa a principios de 2022.

"Así que aquellos que dan esas ordenes (de acercarse cada vez más a las fronteras de Rusia) deberían pensar probablemente en esto. Y esas amenazas son las líneas rojas para nosotros", recalcó.

El líder ruso subrayó que hace 20 años Rusia y Occidente eran "casi aliados", pero pese a las advertencias de Moscú, la OTAN "acercó su infraestructura militar cada vez más a nuestras fronteras". "¿Por qué? No hay una respuesta sólida a esto", dijo.

El mandatario recordó asimismo que EEUU tiene en Polonia y Rumanía sistemas de defensa antimisiles y lanzaderas MK-41 que pueden ser equipadas con misiles Tomahawk, además de haberse retirado en 2002 del tratado antimisiles y en 2019 del de eliminación de misiles nucleares de corto y medio alcance (INF).

También denunció "maniobras de gran escala no anunciadas" en el mar Negro y el reciente sobrevuelo "de bomberos estratégicos con armas de alta precisión y la posibilidad de estar armadas con armas nucleares a solo 20 kilómetros de la frontera rusa".

"Definitivamente eso es una amenaza para nosotros", recalcó.

No obstante, Putin expresó su esperanza de que éstos "no vayan tan lejos y que prevalezcan el sentido común y la responsabilidad".

Putin solo tocó marginalmente las acusaciones de Occidente y de Kiev de la concentración de más de 90.000 tropas rusas en la frontera con Ucrania y los presuntos planes del Kremlin de atacar al país vecino en invierno.

De la posible entrada de fuerzas rusas a Ucrania se habló previamente cuando hubo los ejercicios Zapad-2021, "pero nada ocurrió".

Ahora, dijo, "no se trata de invadir con tropas rusas Ucrania o de librar una guerra. No, deberíamos mejorar las relaciones para un desarrollo más justo y estable, unas relaciones que tengan en cuenta los intereses de seguridad de todos los miembros de la comunidad internacional. Si trabajamos en esta dirección, nadie se sentirá amenazado", añadió.