EFETeherán

El presidente iraní, Ebrahim Raisí, dijo este viernes que los países de la región deben ayudar a que el pueblo afgano "trace el camino hacia un futuro seguro", con un gobierno inclusivo y sin injerencias extranjeras.

"Nosotros, los países de la región, debemos crear las condiciones para que el pueblo de Afganistán supere sus problemas y trace el camino hacia un futuro seguro", subrayó durante su discurso en la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) en Dusambe.

Para ello es necesario, a juicio de Raisí, "la asistencia de los países de la región a la participación efectiva de todos los grupos étnicos en la gobernanza futura de Afganistán".

"Naturalmente, los países de la región solo tienen un papel facilitador. La intervención extranjera en Afganistán es la causa de los problemas y, en última instancia, de la inestabilidad en ese país", señaló el presidente, quien criticó la gestión de Estados Unidos durante sus dos décadas de presencia en territorio afgano.

Raisí abogó por establecer "un gobierno inclusivo e independiente" en Afganistán, donde por ahora los talibanes han formado un gabinete interino integrado solo por miembros del movimiento islamista.

En su alocución, el mandatario afirmó que "el mundo ha entrado en una nueva era" y que "el sistema internacional está cambiando hacia la polarización y redistribución del poder a favor de estados independientes".

Según Raisí, cuyo viaje a Dusambe es el primero al extranjero como presidente, "Asia está en el centro del cambio global y mantener y fortalecer la paz en esta vasta área no es una opción sino una necesidad".

En este sentido, apuntó que "la paz y el desarrollo se logran mediante la cooperación y coordinación de países clave de la región", haciendo hincapié en los proyectos de infraestructuras entre diferentes Estados como la iniciativa china de la nueva Ruta de la Seda.

El presidente destacó el potencial de Irán "en términos de geopolítica, población, energía, transporte y mano de obra" y la prioridad de su nuevo Gobierno en fortalecer "el multilateralismo económico y la política de vecindad".

Raisí también criticó la política de sanciones de EE.UU., que afecta a Irán pero también a otros países de la OCS y que calificó de "desafío".

"Las sanciones o el terrorismo económico son obstáculos clave para promover la integración regional y la OCS necesita diseñar estructuras y mecanismos para una respuesta colectiva a las sanciones", aseveró.

Irán se convirtió hoy en miembro permanente de la OCS, que está formada por la India, Kazajistán, Kirguistán, Pakistán, Rusia, Tayikistán, China y Uzbekistán.

Hasta ahora, tenía el estatus de país observador, al igual que Afganistán, Bielorrusia y Mongolia.