EFEBucarest

El ministro de Exteriores de Rumanía, Bogdan Aurescu, ha expresado su disponibilidad a que Rusia inspeccione el escudo antimisiles que la OTAN tiene instalado en Deveselu, en el suroeste de Rumanía, siempre que Moscú permita a los aliados visitar sus infraestructuras de misiles en territorio ruso.

"No veo ningún problema en que la Federación Rusa o quien sea venga a visitar la base de Deveselu y se convenza personalmente de que no hay allí más que lo que ya hemos dicho que hay", declaró Aurescu el jueves por la noche en una entrevista con el canal de noticias rumano Digi24.

El ministro agregó que Rumanía y el resto de Estados miembros de la OTAN esperan de Rusia "reciprocidad": "Si la Federación Rusa tiene interés en verificar que la base no representa ninguna amenaza, también nosotros, los aliados, entre ellos Rumanía, tenemos derecho a pedir una visita a bases de misiles" rusas.

Financiado y operado por Estados Unidos, el escudo antimisiles de Deveselu está activo desde 2015 y está diseñado para proteger el territorio de la OTAN en Europa de los misiles balísticos iraníes.

Rusia insiste en que el escudo tiene fines ofensivos y ha pedido su desmantelamiento en su diálogo con Estados Unidos sobre Ucrania.

Según ha publicado el Wall Street Journal esta semana, Estados Unidos ha propuesto a Rusia una inspección de las instalaciones antimisiles de la OTAN en Rumanía y Polonia. Washington exige como contrapartida que Moscú permita el acceso de sus expertos a bases militares en territorio ruso.