EFEMoscú

Rusia acusó al Reino Unido este domingo de desinformar y difundir "tonterías", al rechazar que pretenda instalar un líder pro ruso en Kiev mientras considera invadir y ocupar Ucrania, como había divulgado el Foreign Office.

Bajo el título "Desinformación que circula", el ministerio de Exteriores ruso publicó la madrugada del domingo un mensaje en Twitter para acusar a "las naciones anglosajonas" de "intensificar las tensiones" sobre Ucrania.

"Instamos al Foreign Office a que deje de difundir tonterías", concluye el breve mensaje del ministerio de Exteriores ruso.

El Reino Unido afirmó este sábado tener información que indica que Rusia pretende instalar un líder pro ruso en Kiev mientras considera invadir y ocupar Ucrania, según un comunicado del ministerio británico de Asuntos Exteriores.

El ex diputado ucraniano Yevhen Murayev es considerado como posible candidato, según el Foreign Office, que indica que dispone de información de que los servicios de inteligencia rusos mantienen vínculos con numerosos ex políticos ucranianos.

"La información que se publica hoy arroja luz sobre el alcance de la actividad rusa diseñada para subvertir a Ucrania, y es una idea del pensamiento del Kremlin", señaló la ministra británica de Exteriores, Liz Truss, en el comunicado.

"Rusia debe reducir la tensión, poner fin a sus campañas de agresión y desinformación, y seguir el camino de la diplomacia. Como el Reino Unido y nuestros socios han dicho repetidamente, cualquier incursión militar rusa en Ucrania sería un error estratégico masivo con costes severos", agregó Truss.

Esta información salió a la luz tras los intensos contactos entre Rusia y Estados Unidos sobre la tensión por el despliegue de tropas rusas en la frontera con Ucrania.

EEUU, que cifra en más de 100.000 las tropas rusas, considera "preocupantes" los ejercicios ruso-bielorrusos, que se suman al anuncio la víspera de las mayores maniobras navales de la historia de Rusia.

Al reunirse en Ginebra con el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, aseguró el viernes que Moscú no tiene intención de atacar a Ucrania.