EFEMoscú

Rusia, el gran aliado de Belgrado, instó hoy a Estados Unidos y a la Unión Europea (UE) a ejercer influencia sobre las autoridades de Kosovo para que dejen sus "provocaciones y confrontaciones" con Serbia.

"Instamos a Washington y a Bruselas a ejercer influencia sobre Pristina y a asumir sus responsabilidades en cuanto a la implementación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU", indicó en rueda de prensa el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, tras reunirse con su homólogo serbio, Ivica Dacic.

Recordó que Estados Unidos y la UE "participaron directamente" en la redacción de las resoluciones y "deben hacer que los albanokosovares paren sus políticas provocativas y de confrontación", dijo.

Lavrov sostuvo que la obligación de Pristina de crear la asociación o comunidad de los municipios serbios "está siendo ignorada", pese a que consta en el acuerdo de normalización de las relaciones entre Serbia y Kosovo alcanzado en abril de 2013 con la mediación de la UE.

"La UE no es capaz de hacer nada ante esto", aseveró el ministro ruso, quien también denunció que la decisión de Pristina de diciembre de 2018 de crear un Ejército "viola la resolución 1244" del Consejo de seguridad de la ONU, que estipula que la misión internacional KFOR, liderada por la OTAN, es la única autoridad militar en Kosovo.

"Mientras, la OTAN en Bruselas ha hecho comentarios favorables a este paso ilegal", sostuvo Lavrov.

La OTAN dijo el pasado 16 que mantiene su expectativa de revisar su implicación con las fuerzas locales de Kosovo tras la decisión de Pristina de convertirlas en un Ejército propio.

La KFOR vigila la seguridad en el territorio desde el fin de la guerra entre las fuerzas serbias y la guerrilla independentista albanokosovar (1998-99) y los bombardeos de la OTAN sobre Yugoslavia (1999).

Kosovo, antigua provincia serbia poblada por una mayoría albanesa, proclamó en 2008 la independencia, que Serbia no reconoce.

Lavrov también se refirió a la introducción en noviembre pasado por parte de Kosovo de aranceles del 100 % sobre productos serbios (y bosnios), que causó la ira de Belgrado.

El diálogo para que Serbia y su antigua provincia de Kosovo normalicen sus relaciones quedó interrumpido tras la introducción de los aranceles.

Dacic dijo hoy al respecto que Belgrado reanudará el diálogo "solo una vez que Pristina haya eliminado los aranceles".

La UE y Estados Unidos han exigido a Kosovo que levante esas tasas aduaneras.

No obstante, para Lavrov, "los colegas en la UE, que, conforme a las resoluciones de la Asamblea General de la ONU, deben actuar como intermediarios entre Belgrado y Pristina, no ejercen sus funciones". EFE

cae/bsi/jac

(foto)