EFEBangkok

La líder de facto del Gobierno de Birmania (Myanmar), Aung San Suu Kyi, pidió hoy confianza y sabiduría a las minorías étnicas para encauzar el proceso de paz en el país tras décadas de conflicto armado.

"Son necesarias, para que estas negociaciones prosperen, honestidad, confianza, concienciación y sabiduría", afirmó la Premio Nobel de la Paz durante la inauguración en Naipyidó de la segunda edición de la conferencia de paz.

La primera, celebrada el año pasado, acabó sin grandes acuerdos, salvo el reunirse cada seis meses.

"No debemos temer negociar con otros. En vez de centrarnos en los problemas que agravan nuestra diferencias, debemos identificar las cosas que nos ayudan a fortalece la unidad", señaló Suu Kyi, según un comunicado de su intervención.

La mandataria, que sufrió más de 15 años de arresto domiciliario durante la dictadura militar por liderar el movimiento democrático, dirige el proceso de paz, además de ocupar la cartera de Asuntos Exteriores.

Suu Kyi conminó a los participantes a firmar la tregua nacional y a concertar los principios básicos de un estado federal aceptable por todos.

En este sentido, el comité conjunto del diálogo de paz de Myanmar ha presentado 41 principios básicos en esta reunión, que se clausurará el próximo domingo, 28 de mayo.

Una mayor autonomía es la reivindicación principal de casi todas las minorías étnicas, incluidos chin, kachín, karen, kokang, kayah, mon, rakáin, shan y wa, y que juntas representan más del 30 por ciento de los 48 millones de habitantes del país.

En la primera edición de la conferencia de paz fueron excluidas las organizaciones armadas que mantenían enfrentamientos con el Ejército.

Solo ocho organizaciones y guerrillas étnicas han firmado el alto el fuego nacional.

En esta ocasión, algunos de los grupos excluidos el año pasado asisten en calidad de invitados integrados en la Alianza del Norte, que tiene ocho miembros y que promueve el Ejército del Estado Wa Unido, la mayor guerrilla del país.

Otros miembros de esta alianza son el Ejercito para la Liberación Kachin, el Ejército Arakan, el Ejército de Liberación Nacional Ta'ang y la guerrilla de la minoría kokang, todos ellos mantienen combates con el ejército en el noreste del país, en la frontera con China.

Según el portal Irrawaddy, la invitación de la alianza se acordó el lunes en una reunión entre un emisario chino, el jefe del Ejército birmano, Min Aung Hlaing, y Suu Kyi.

Otras siete organizaciones que no han firmado la tregua nacional y que se han agrupado en el llamado Consejo de la Federación de Nacionalidades Unidas declinaron participar en la conferencia como observadores.

El bloque, que se reunió anoche en Chaing Mai, en el norte de Tailandia, condicionó su presencia a la igualdad de trato y derechos de todos los grupos y a un diálogo basado en "principios federales y democráticos", según Irrawaddy.

Esta segunda ronda de la conferencia de paz se debería haber celebrado en febrero, pero se ha aplazado varias veces mientras se intensificaban los combates en el noreste del país, donde unos 98.000 civiles se desplazado por la violencia, según la ONU.