EFEBangkok

El primer ministro de Tailandia, Prayut Chan-ocha, anunció que el país abrirá sus fronteras a partir del 1 de noviembre y con mínimas restricciones a los viajeros procedentes de 45 países y el territorio de Hong Kong, con el objetivo de recuperar la economía.

El Ministerio de Exteriores tailandés publicó en las redes sociales y tras el anuncio del mandatario un documento con la lista de las naciones, que incluye a España, Chile, Estados Unidos, China y Australia, entre otras.

"Si esperamos hasta que todo esté completamente preparado, será demasiado tarde. Y los turistas habrán optado por viajar a otros destinos", argumentó el primer ministro en un mensajes en Facebook publicado anoche.

Tailandia había anunciado previamente la reapertura a diez países catalogados como de bajo riesgo, al valorar las tasas de vacunación y el número actual de casos de la covid-19.

A pesar de que las autoridades indicaron previamente que levantarán las cuarentenas para los vacunados, ahora precisan que los viajeros con la pauta completa deberán pasar una noche en un hotel habilitado y esperar aislado al resultado de la prueba para detectar el virus realizada a su llegada al país asiático.

Aquellos viajeros procedentes de los países en la lista con una o ninguna dosis deberán superar una cuarentena, al igual que aquellos que provengan de otras naciones no alistadas.

Tailandia ha vacunado con la pauta completa a alrededor del 40 % de su población objetivo, aunque la campaña avanza a diferentes velocidades y en ciudades como Bangkok y Phuket las autoridades aseguran que se ha superado el 70 % con la pauta completa.

En una reciente encuesta de la consultora Suan Dusit Poll sobre los planes de reapertura, más de la mitad de la población consultada se mostró contraria a la llegada de turistas al considerar que es "demasiado pronto" debido a los bajos registros de vacunación completa.

Casi 40 millones de turistas visitaron en 2019 Tailandia, donde el sector turístico tiene una gran relevancia en la economía del país y se ha visto duramente afectado por la pandemia y el cierre de fronteras decretado.

El país acumula más de 1,8 millones de casos, incluidos 18.559 fallecidos, desde que comenzó la pandemia.