EFETirana

El primer ministro albanés, Edi Rama, agradeció este viernes al líder de la oposición búlgara, Boyko Borissov, haber logrado desbloquear con su voto en el Parlamento el veto de su país a la adhesión de Macedonia del Norte a la Unión Europea.

En un mensaje en su cuenta de Twitter Rama señaló que acababa de ser informado por teléfono por el propio Borissov del voto parlamentario, y afirmó que no "puedo agradecer lo suficiente el detalle de llamarme" y sobre todo darle las gracias de haber desempeñado un papel decisivo a la hora de facilitar que se levante el veto en cuestión.

"Es un verdadero amigo, un verdadero líder. Su partido GERB y otros han salvado la cara de Bulgaria, ahora la UE debería actuar con rapidez", añadió el primer ministro socialdemócrata.

"Finalmente llegó la tan esperada noticia de la amiga Bulgaria, que siempre ha sido una firme defensora de nuestro proceso de adhesión. La votación del Parlamento búlgaro para levantar el veto a Macedonia del Norte abrió el camino para el inicio de las negociaciones de adhesión para nuestros dos países. A la espera de la próxima noticia de la reunión del Consejo Europeo, que aún está en curso", declaró, por su parte, el presidente saliente de Albania, Ilir Meta.

El Parlamento búlgaro aprobó este viernes una moción que autoriza al primer ministro en funciones, el proeuropeo Kiril Petkov, a levantar el veto de Bulgaria contra el inicio de las negociaciones.

El texto, que se refiere a una propuesta de la actual presidencia francesa de la UE, fue aprobado por 170 diputados, rechazado por 37 y otros 21 se abstuvieron.

De esta forma, el primer ministro, que acaba de perder una moción de censura y que dimitirá formalmente la semana próxima, podría anunciar durante la cumbre europea de Bruselas hoy el fin del bloqueo contra Macedonia del Norte, que afecta también a Albania.

El Parlamento aprobó que el Gobierno en funciones dé su visto bueno a la propuesta francesa al cumplirse cuatro condiciones.

Éstas incluyen garantizar que los búlgaros estarán incluidos en la Constitución de Macedonia, descartar cualquier posibilidad de que Bulgaria tenga que reconocer la lengua macedonia y que la Comisión Europea vigile y controle el cumplimiento por parte de Skopie del Tratado de amistad y buena vecindad de 2017.

Bulgaria bloqueaba desde finales de 2020 el inicio de las negociaciones de entrada en la UE del país vecino por una disputa sobre el pasado común.

Sofía acusaba a Skopje de no proteger los derechos de los ciudadanos de etnia búlgara en Macedonia del Norte y de usar lenguaje de odio acerca del pasado común.

El veto búlgaro contra el inicio de las conversaciones afecta también a Albania, cuyo camino hacia la UE está ligado al de Macedonia del Norte.