EFEBeirut

Las fuerzas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, se han desplegado en zonas que estaban controladas hasta ahora por los kurdosirios en el norte de Siria, tras un acuerdo con ellos para enfrentarse juntos a los turcos y a los rebeldes leales a Ankara que lanzaron su ofensiva el pasado miércoles.

La televisión estatal siria ha retransmitido a lo largo de este lunes imágenes en las que se pueden ver unidades del Ejército entrando en algunas ciudades, como Tal Tamer, Tabqa y Ain Issa, información confirmada por el Ministerio de Defensa sirio a través de la agencia de noticias oficial, SANA.

Ambos medios anunciaron que los efectivos de Damasco han llegado también a la ciudad de Manbech, que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que sus tropas van a tomar, además de la localidad de Kobane, después de que Rusia (aliada del Gobierno sirio) haya dado "una respuesta positiva" a los planes de Ankara.

Las tropas sirias se han desplegado después de que anoche la autoproclamada administración kurdosiria -que gobierna en una porción del norte y del este de Siria pero que las autoridades centrales no reconocen- anunciara un acuerdo con el Gobierno para ese fin.

Según ese pacto, que aún no ha sido anunciado oficialmente por Damasco, el Ejército va a apoyar a los kurdos frente a Turquía para repeler el ataque y recuperar el territorio conquistado hasta ahora por los soldados turcos y sus aliados.

Badran Jia Kurd, un alto oficial y asesor del Gobierno autónomo kurdo, informó a Efe en una conversación telefónica de que "hasta el momento no se ha hablado de detalles políticos del acuerdo, se abordarán más adelante".

"Lo único acordado es el despliegue de las unidades del Ejército sirio en las fronteras para apoyar a las FSD", las Fuerzas de Siria Democrática, una alianza de milicias liderada por kurdos que hasta hace poco recibía el apoyo de Washington en la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

El objetivo es "llenar el hueco tras la retirada de los estadounidenses" del norte de Siria, anunciada por la Casa Blanca la semana pasada.

Por su parte, los rebeldes sirios respaldados por Turquía y contrarios al Gobierno del presidente Bachar al Asad han anunciado este lunes en las redes sociales que han comenzado la operación para tomar Manbech, aunque no hay confirmación por parte del Ejército turco.

Erdogan señaló que esta operación se realizaría después de la retirada de EEUU de Siria.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos y la agencia SANA, un centenar de miembros de la coalición internacional liderada por Washington habrían dejado sus bases en Kobane para dirigirse a Irak, aunque la alianza no se ha pronunciado hasta el momento.

Entretanto, las FSD informaron de que continúan los choques con las fuerzas turcas y sus aliados en ciudades como Ras al Ain, población que se sitúa en la frontera dentro de la franja que Erdogan aspira controlar para reasentar a dos millones de refugiados sirios que acoge en su país.

Turquía lanzó el pasado día 9 su ofensiva en el norte de Siria para establecer esa "zona de seguridad" y expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), principal componente de las FSD, a las que considera "terroristas" por sus vínculos con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda activa en Turquía.

Otro de los actores que está presente en este avispero es el EI, que se ha enfrentado hoy en el campo de Ain Issa a desplazados, que han sido evacuados sin que se conozca su paradero, según informó el Observatorio y dijo a Efe una fuente de las FSD.

Precisamente, del campamento de Ain Issa huyeron ayer varias familias de combatientes del EI.

La organización Save the Children confirmó hoy en un comunicado que más de 900 personas salieron ayer de ese campo, incluidos 700 niños, y que están en paradero desconocido, por lo que expresó su preocupación por la seguridad de los menores.

Asimismo, una veintena de niños no acompañados ha sido trasladada a la vecina Al Raqa después de los acontecimientos de ayer y una organización local está cuidando de ellos, agregó la ONG, sin ofrecer más detalles.

Según datos de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), entre 150.000 y 160.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en el norte de Siria en los últimos seis días debido a la ofensiva turca.

Isaac J. Martín