EFEToronto (Canadá)

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el rey de Jordania, Abdalá II, se reunieron este lunes en Ottawa para abordar la situación en Siria y de los refugiados del país árabe, durante una visita del monarca hachemí, en el que es su quinto viaje oficial a este país.

Al inicio de la reunión en la oficina del primer ministro canadiense, Abdalá II agradeció a Canadá el "tremendo apoyo" que ha brindado a Jordania con la acogida de refugiados sirios o la coordinación en temas regionales, militares y de inteligencia.

Por su parte, Trudeau dijo que Abdalá II ha sido "un líder fuerte en un momento de tanta incertidumbre".

La oficina del primer ministro de Canadá había adelantado antes del encuentro en un comunicado que los dos mandatarios iban a analizar "el fortalecimiento de la relación entre Canadá y Jordania, y su compromiso para trabajar conjuntamente para promover la diversidad y contrarrestar el extremismo violento".

"También discutirán la paz y seguridad regional en el Oriente Medio", añadió.

Trudeau llegó al poder en 2015 con la promesa de abrir las puertas del país a refugiados sirios, lo que cumplió de forma casi inmediata aceptando a decenas de miles de personas que escapaban la guerra en el país árabe.

En los cuatro primeros años de mandato de Trudeau, Canadá aceptó alrededor de 40.000 refugiados sirios, convirtiéndose en uno de los países occidentales que más desplazados de Siria ha acogido.

Muchos de los refugiados sirios que ahora viven en Canadá procedían de campos de refugiados establecidos en Jordania. Se estima que el país árabe ha recibido más de 660.000 refugiados sirios.

Canadá también proporciona fondos para financiar programas e infraestructuras en los campos de refugiados sirios en Jordania.

Trudeau, al frente del Partido Liberal de Canadá, ganó las elecciones generales celebradas el 21 de octubre en el país, aunque en esta ocasión sin conseguir la mayoría absoluta en la Cámara Baja del Parlamento canadiense.

Al igual que en la campaña electoral de 2015, el tema de los refugiados fue una de las bases del programa de los liberales en la última campaña, aunque en esta ocasión Trudeau no se comprometió a aceptar una nueva llegada masiva de refugiados sirios.