EFEWashington

El presidente de EE.UU., Donald Trump, dijo este miércoles que buscará remediar el caso de la esposa de un diplomático de su país que abandonó el Reino Unido tras estar implicada en un accidente de tránsito en el que murió un joven británico.

"Hay una ira tremenda y entiendo la ira del otro lado", declaró Trump durante una rueda de prensa en la Casa Blanca.

"Hablaremos con ella en breve y veremos qué podemos hacer para que pueda haber algún remedio", agregó el mandatario.

El lunes pasado, la Policía de Northamptonshire, en el centro de Inglaterra, pidió a la embajada de Estados Unidos en Londres que obligue a la esposa de un diplomático de ese país a regresar al Reino Unido tras verse involucrada en un accidente automovilístico en el que murió un adolescente británico el pasado mes de agosto.

Harry Dunn, de 19 años, perdió la vida cuando la motocicleta en la que viajaba colisionó con un coche conducido por la mujer, que tiene inmunidad diplomática, cerca de la base de la Real Fuerza Aérea británica (RAF) en Croughton, en el condado de Northamptonshire, el pasado 27 de agosto, informan los medios británicos.

Anne Sacoolas, como fue identificada la esposa del diplomático, abandonó después el Reino Unido a pesar de haber comunicado a las fuerzas del orden que no tenía intención de marcharse.

Tras la gran atención mediática que el caso ha generado, el primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, declaró a los medios que no creía que esté bien considerar la inmunidad diplomática en este caso.

"Espero que Anne Sacoolas vuelva y que participe en el proceso legal en este país", agregó Johnson.

Trump admitió que odia este caso. "Es un asunto bastante complejo, porque estamos hablando de inmunidad diplomática", añadió.

Según el presidente, la mujer estaba manejando por el lado equivocado de la vía, y después del accidente dejó el Reino Unido.

"Ojalá pudiera decir que para mí no sucedió, pero lo hizo", afirmó Trump.

Según se aprecia en una fotografía tomada por un reportero gráfico en la rueda de prensa, Trump tenía en sus manos una anotación que bajo el epígrafe de Consejo Nacional de Seguridad indicaba que en caso de surgir el asunto, tuviera en cuenta que el secretario de Estado, Mike Pompeo, ya le había dicho al ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, que la esposa del diplomático no regresaría a ese país.

"Anote que la esposa del empleado del Gobierno de EE.UU. tendrá que considerar, basada en el consejo de su asesor legal, si se pone a disposición de las autoridades británicas para prestar declaración", agrega la nota que Trump sacó del bolsillo interior de su chaqueta.

Este fin de semana, el Departamento de Estado de EE.UU. señaló que es muy raro que retire la inmunidad diplomática a un funcionario.

En virtud de la Convención de Viena de 1961, los diplomáticos y sus familias tienen inmunidad diplomática en el país de destino, lo que implica que no pueden ser detenidos ni procesados, si bien esa inmunidad puede ser retirada por su propio país.