EFEWashington

El presidente estadounidense, Donald Trump, replicó hoy a los líderes de la Unión Europea (UE) que pueden llamarle "cualquier cosa", a la vez que calificó de "terrible" el tratamiento a EE.UU. en materia de comercio, a dos semanas de que se cumpla la prórroga de Washington sobre la exención de aranceles al acero y aluminio europeo.

"Conozco muy bien a Jean-Claude (Juncker), conozco muy bien a Donald (Tusk). Pueden llamarme cualquier cosa", aseveró, con tono desafiante, Trump al arranque de su reunión en la Casa Blanca con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

"Podría darle la vuelta", agregó, "la UE ha sido terrible con EEUU en comercio. Han sido terribles para nuestros trabajadores".

Trump replicaba así a las palabras del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien este miércoles se preguntó si hacen falta "enemigos" cuando se tienen "amigos" como Trump, a la vez que calificó de "caprichosa" a la Administración estadounidense.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, trasladó al presidente de Estados Unidos que si quiere negociar sobre comercio con la UE debe acordar una "exención permanente" a los aranceles que amenaza con imponer.

La prórroga que Trump concedió a la UE sobre los aranceles expira el próximo 31 de mayo y los socios europeos, tanto a nivel de las instituciones comunitarias como a través de líderes de los Estados miembros, han repetido en varias ocasiones que no están dispuestos a negociar "con una pistola en la cabeza".

Por su parte, Trump ha exigido a la UE concesiones, en concreto en el sector de los automóviles, para que las exenciones arancelarias al acero y aluminio sean indefinidas, lo que ha aumentado las tensiones entre los socios transatlánticos.