EFEEstambul

El Ministerio de Defensa turco ha anunciado este miércoles que mantiene su presencia en la zona fronteriza del norte de Irak y que desde esta madrugada está lanzando una serie de ataques contra objetivos de la guerrilla del Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK).

"Las Fuerzas Armadas turcas, cuya presencia en varias zonas de Irak continúa tras operaciones exitosas que han infligido graves pérdidas al PKK, han constatado que la organización terrorista está nuevamente creando refugios y posiciones para preparar un ataque de amplias dimensiones", señala un comunicado en la web del ministerio.

"Desde las 02.55 horas del 10 de febrero se está llevando a cabo la operación Garra de Águila 2 contra terroristas en la región de Gara, en el norte de Irak", agrega el texto, en referencia a una región montañosa a una treintena de kilómetros de la frontera turca.

Las fuerzas aéreas turcas realizan desde hace años bombardeos en el norte de Irak, donde el PKK mantiene sus cuarteles centrales, y desde mayo de 2019 mantiene desplegadas también unidades militares de combate en la zona fronteriza.

Durante el año pasado, el Gobierno iraquí protestó varias veces, la última en agosto, contra los bombardeos turcos, calificándolas de "violaciones de soberanía del territorio y espacio aéreo" iraquí y convocó reiteradamente al embajador turco.

Sin embargo, el mes pasado, el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, viajó a Bagdad, donde se entrevistó con su homólogo iraquí, Juma Anad.

Akar subrayó en esta visita el respeto de Ankara por "la soberanía e integridad territorial de Irak", pero también el "muy importante papel de una cooperación y coordinación contra el PKK", destacando que Turquía estaría "dispuesta a todo tipo de coordinación con Irak".

El PKK, considerado una organización terrorista por Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea, cuenta con el apoyo de algunas facciones kurdas iraquíes, pero no con el respaldo de las autoridades de la región autónoma del Kurdistán iraquí.