EFEKiev/Moscú

La aceleración de la ofensiva rusa en el Donbás amenaza con convertir a Severodonetsk, bastión ucraniano clave para envolver a las tropas ucranianas en la región de Donetsk, en una segunda Mariúpol.

"Las tropas rusas han decidido destruir completamente Severodonetsk, simplemente la están borrando de la faz de la Tierra”, dijo en un vídeo Serhiy Gaidai, gobernador de la región de Lugansk.

Según el dirigente local, la intensidad de los ataques ya no permite evacuar a las más de 10.000 personas que aún permanecen en la urbe, que llegó a tener en el pasado a más de 100.000 habitantes.

OBJETIVO A CORTO PLAZO, TOMAR TODA LUGANSK

En la actualidad, las fuerzas rusas concentran prácticamente todos sus esfuerzos en los intentos de rodear al ejército ucraniano en Lugansk y avanzan lentamente en Donetsk, según representantes de Kiev.

"De momento, estamos resistiendo", dijo el asesor del Ministerio del Interior, Vadym Denysenko.

Según el asesor presidencial ucraniano, Oleksei Arestóvich, que ofrece a diario declaraciones sobre la situación en el frente, los rusos tratan de cercar Lysychansk y Severodonetsk, otrora uno de los mayores centros industriales del este ucraniano, que pretenden convertir en "un segundo Mariúpol".

Arestóvich admitió que la situación de las tropas ucranianas en estos lugares es muy complicada.

También el jefe de Lugansk reconoció que la situación en la provincia "empeora cada hora".

Según Gaidai, el futuro del actual avance ruso en Lugansk, donde los rusos controlan ya más del 90 % de los territorios, se decidirá esta semana.

"Nuestras tropas tienen que aguantar hasta sábado y domingo, los orcos (en referencia a militares rusos) se cansarán y la situación se puede estabilizar", dijo.

A la vez, negó informaciones en los medios de que Kiev ya ha perdido la comunicación con Lysychansk y Severodonetsk.

"Los medios escriben que los ocupantes supuestamente han cortado 'la carretera de la vida' lo que no se corresponde con la realidad", dijo, citado por la agencia UNIAN.

Las milicias prorrusas de Lugansk afirmaron, por su parte, que Severodonetsk se encuentra prácticamente en un cerco.

"Hemos rodeado la localidad desde tres direcciones", dijo un portavoz local a la agencia TASS. La fuente agregó que el acceso a la urbe se realiza por un puente, que está en el radio de acción de la artillería separatista.

Las fuerzas del Ejército ruso y las milicias del Donbás también han rodeado en las últimas horas las localidades de Zolotoye e Hirske, a unos 30 kilómetros al sur de Severodonetsk.

"Ayer fueron liberadas cuatro localidades, incluyendo la de Toshkivka, lo cual nos permitió rodear operativamente Zolotoye e Hirske", indicó el combatiente prorruso.

UN MES DIFÍCIL Y DECISIVO

Las autoridades de Ucrania admiten que se avecina un mes difícil para el país, especialmente en el Donbás.

"A pesar de todos nuestros logros durante tres meses, tenemos por delante posiblemente una de las fases más complicadas de la guerra", dijo Denysenko.

Denysenko admitió que la fase activa de los combates no puede prolongarse por mucho tiempo, pero alertó que "aún va a durar".

"Dependiendo de los resultados de la gran batalla por el Donbás, se podrá decir a dónde vamos", explicó.

A su vez, en el Ministerio de Defensa ucraniano aseguraron que Moscú busca nuevos lugares desde los que asestar golpes de artillería contra objetivos en el este ucraniano, como el territorio bielorruso o la península de Crimea, anexionada en 2014.

"Los feroces combates que se llevan a cabo ahora en el este decidirán el destino de la guerra", dijo el portavoz de Defensa, Oleksandr Motuznyanyk.

CIUDADANÍA RUSA POR VÍA EXPRÉS

A la vez, Rusia continuó hoy los esfuerzos para consolidar su presencia en los territorios ocupados en el sur de Ucrania y anunció una iniciativa para simplificar la concesión de ciudadanía rusa a los habitantes de las regiones sureñas de Jersón y Zaporiyia.

El respectivo decreto, firmado por el presidente Vladímir Putin, extiende así a estas dos regiones ucranianas una norma que entró en vigor en 2019 para los habitantes de Donetsk y Lugansk, que Moscú reconoció como Estados independientes en febrero de 2022, tres días antes de comenzar la campaña militar en Ucrania.

Desde entonces, cerca de 900.000 residentes en Donetsk y Lugansk recibieron pasaportes rusos, según estadísticas ofrecidas por Moscú.

"El futuro de la región de Zaporiyia puede ser sólo uno. Debe formar parte de Rusia, debe ser miembro de pleno derecho de la Federación Rusa", dijo a su vez Vladímir Rogov, miembro del consejo de la administración de Zaporiyia designado por Rusia.

Las autoridades locales también han comenzado a introducir el rublo ruso como moneda de cambio y para el pago de las pensiones en Jersón y en parte de Zaporiyia, controlada por tropas rusas.

POSIBLE CORREDOR PARA SACAR CEREALES

Ante los acusaciones de bloquear el tráfico marítimo en los puertos ucranianos e impedir las exportaciones de cereales, Rusia se mostró dispuesta a negociar un corredor para que los barcos que transportan alimentos salgan de Ucrania.

Así lo aseguró este miércoles el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia Andréi Rudenko, quien refutó las informaciones difundidas en Occidente acerca de que los militares rusos roban cereales en los puertos de Ucrania.

"Las rechazamos totalmente. Nosotros no le robamos nada a nadie", dijo.

Según Rusia, en seis puertos ucranianos en el mar Negro se encuentran bloqueados 70 barcos extranjeros de 16 países y "la amenaza de fuego de artillería y minas creadas por el Gobierno de Kiev" no les ha permitido salir a mar abierto.

Mientras, la defensora del pueblo ucraniano, Liudmyla Denísova, volvió hoy a culpar a los rusos de robo del grano almacenado en los graneros de las ciudades que controla, como Berdiansk (Zaporiyia), y su transporte en camiones hasta Crimea.