EFEJerusalén

Un soldado israelí murió y otras dos personas resultaron heridas en un ataque cometido hoy con arma blanca y pistola en las inmediaciones del asentamiento judío de Ariel, en el territorio ocupado de Cisjordania, informó un portavoz del Ejército israelí, que sospecha que el agresor fue un palestino.

El fallecido es el sargento Gal Keidan, de 19 años, "muerto en el apuñalamiento en la intersección de Ariel", desveló horas después el Ejército en un comunicado en el que también señaló, como se había revelado antes, que otro de los heridos es también un uniformado.

El segundo herido grave fue identificado por el diario digital "Ynet" como el rabino Aihad Ettinger, de 47 años y padre de doce hijos.

En torno a las 07.45 GMT, un individuo, "que parece ser un palestino", atacó a un soldado cuando salía de una zona comercial junto a la intersección de Ariel, en el territorio palestino de Cisjordania.

"Atacó al soldado con un cuchillo y consiguió hacerse con su arma", informó el teniente coronel Johnatan Conricus, en una conversación telefónica.

Acto seguido el atacante comenzó a disparar contra tres coches que circulaban por la zona.

Al abrir fuego sobre el primer vehículo hirió a un civil, luego disparó contra un segundo coche, que no se detuvo, y después a un tercero que paró, ante lo que "el terrorista se hizo con el automóvil, y se dirigió hacia la intersección de Gitai Avishar, en la carretera 5", donde disparó a otro soldado y le hirió, detalló el portavoz militar.

El sospechoso huyó hacia una villa palestina próxima y se ha puesto en marcha un dispositivo de búsqueda.

Las fuerzas de seguridad han reforzado "sus capacidades defensivas en Judea y Samaria (nombres bíblicos para Cisjordania) y están en alerta ante el riesgo de que "haya otros ataques inspirados por este", indicó Conricus.

Los servicios de emergencia de Maguen David Adom (equivalente a la Cruz Roja) atendieron a los heridos en un primer momento y trasladaron a dos de ellos al hospital de Beilinson, en Petah Tiqwa (cerca de Tel Aviv).

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien también ostenta la cartera de Defensa, reaccionó ante el ataque al comienzo de su reunión semanal con su gabinete de ministros y confió en que las fuerzas de seguridad, incluidos el Ejército y la agencia de seguridad interna, conseguirán "atrapar a los terroristas".