EFEMadrid

La Comisión Europea (CE) instó este sábado a la comunidad internacional a ofrecer "rutas legales y seguras globales" para los que tratan de huir del conflicto en Afganistán, país controlado por los talibanes, pues son personas que están ahora en un "grave peligro" y requieren protección en una situación muy compleja y cambiante.

"Por encima de todo, necesitamos prevenir que caigan en manos de los que se dedican a la trata y tráfico de personas" y esto debe hacerse a "escala global", un asunto "central" de la reunión del G7 de la semana próxima, dijo la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen en rueda de prensa conjunta con el jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

"Necesitamos pensar en aquellos que están en un peligro inminente: periodistas, defensores de los derechos humanos, mujeres y niñas", según Von der Layen, quien pidió a los países que han participado en misiones en Afganistán durante estos últimos 20 años que contribuyan a su reubicación de manera suficiente.

Michel apuntó que el Consejo va a debatir la cooperación con terceros países con el objetivo de lograr una migración "ordenada" hacia Europa.

CONTACTOS CON LOS TALIBANES, NO CONVERSACIONES POLÍTICAS

En estos momentos "tan difíciles", reconoció Von der Leyen, hay "contactos operativos" con los talibanes, que tomaron Kabul el domingo pasado, sobre cómo se puede facilitar que lleguen al aeropuerto de la capital afgana los que intentan salir por vía aérea evacuados por las potencias occidentales.

"Es bueno hablar -subrayó- si se pueden salvar vidas", aunque negó que haya "conversaciones políticas" con los talibanes ni "reconocimiento" de su régimen por parte de la Unión Europea (UE).

Von der Leyen, Sánchez y Michel visitaron hoy el centro europeo de recepción de afganos instalado en la base aérea militar de Torrejón de Ardoz (Madrid), adonde llegan estos días los aviones de evacuados desde Kabul. Posteriormente son distribuidos por distintos países de la UE.

"España es un ejemplo de lo que es el alma de Europa en su mejor expresión", afirmó Von der Leyen, en relación con ese centro de acogida temporal de refugiados, con capacidad para 800 personas, instalado esta misma semana cerca de Madrid a propuesta del Gobierno español y en colaboración con el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell.

Los esfuerzos de España y de la UE se han traducido por el momento en la llegada de cuatro aviones a Torrejón con unas 200 personas, a los que hoy se unirán otros dos vuelos con más afganos evacuados.

Desde España, los traslados de refugiados se han iniciado ya hacia Dinamarca o los países bálticos, detalló Sánchez, y continuarán en los próximos días.

Los dirigentes comunitarios subrayaron el compromiso y la "responsabilidad moral" de las instituciones y países miembros de la UE para ayudar a los afganos, tanto los evacuados como los que permanecen en el país, lo que consideran una respuesta de "unidad y solidaridad" a una "auténtica tragedia" y un "golpe muy duro" para la comunidad internacional.

Valoraron el trabajo internacional durante estos dos decenios en Afganistán, que "no han sido en balde", para proporcionar estabilidad y desarrollo con valores europeos como las democracia y derechos humanos.

Sin embargo, la UE debe analizar de manera prioritaria cómo puede "desplegar más capacidad para influir de manera positiva en el mundo" para defender sus intereses", admitió Michel.

AYUDA HUMANITARIA CONDICIONADA

La presidenta de la CE resaltó que la UE está comprometida "plenamente" con seguir apoyando a las ONG que continúan en Afganistán, al tiempo que las necesidades humanitarias están aumentando.

La UE ha cifrado en 3,7 millones de personas los desplazados internos en Afganistán, un 80 % mujeres y niños, "los más vulnerables", y se compromete a incrementar el presupuesto comunitario de 57 millones de euros para esas organizaciones.

Señaló que han llegado los "ecos" de personas perseguidas por sus empleos o mujeres a las que no se ha dejado acudir al trabajo y advirtió de que la ayuda al desarrollo, 1.000 millones de euros (1.170 millones de dólares), están "condicionados" al respeto de los derechos humanos.

"No se puede destinar ni un euro de ayuda humanitaria a un régimen que le niegue a mujeres y niñas sus plenos derechos y libertades y el acceso a sus trabajos y sus estudios -argumentó-. Podemos escuchar atentamente las palabras de los talibanes, pero lo que haremos será medirlos por sus actos", agregó.

También Sánchez coincidió en que "serán los actos, los hechos, los que nos dirán cuál es el grado de credibilidad de los talibanes".

Jesús Lozano