EFESanto Domingo

El presidente de República Dominicana, Luis Abinader, advirtió este miércoles ante la Asamblea General de las Naciones Unidas que "no hay ni habrá jamás" una solución a cargo de su país para la "crisis de Haití".

El gobernante llamó a la comunidad internacional a que asuma "de una vez y por todas" la crisis haitiana como una de "altísima" seguridad para algunos Gobiernos de la región.

"Ante la división que existe entre el liderazgo haitiano y el peligro que representan las bandas criminales que controlan parte del territorio de ese país, los haitianos por sí solos no podrán pacificar a su país", advirtió el mandatario sobre la situación que atraviesa la nación fronteriza.

Abinader fue enfático en afirmar que la comunidad internacional "no debe ni puede" dejar abandonado al pueblo haitiano, porque esto significaría la autodestrucción de ese país, considerado el más deprimido de América.

"Lo más importante es la seguridad en Haití. Solo después de unas elecciones libres, justas y confiables, de las que surja un nuevo Gobierno legítimo, se debe preparar su desarrollo integral con todos los recursos necesarios apoyados por la comunidad internacional", expuso el mandatario.

Haití atraviesa una severa crisis en prácticamente todos los órdenes agravada por el asesinato del presidente Jovenel Moise el 7 de julio pasado y el terremoto en la zona sur del país que causó más de 2.000 muertes, más de 12.000 heridos y la destrucción de 130.000 viviendas.

PIDE FACILIDADES FINANCIERAS

Abinader también dedicó parte de su discurso ante la ONU a plantear que las instituciones financieras multilaterales y bilaterales otorguen facilidades crediticias a través de mecanismos transparentes y accesibles, concertados y no discriminatorios, que contribuyan a que los países en dificultades recuperen con prontitud la sostenibilidad financiera causada por la pandemia.

Afirmó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) dispuso la asignación de 650.000 millones de dólares en derechos especiales de giro para sus estadios miembros, criticando el hecho de que la mayor parte de ese dinero fue a parar a los países desarrollados, "los que menos lo necesitan".

"La actual crisis financiera y mayor endeudamiento provocado por la pandemia no solo puede ser dejada a ser resuelta incrementando los impuestos en nuestros respectivos países con sus consecuentes presiones sociales y posibles alteraciones de la paz", añadió.

CAMBIO CLIMÁTICO

En cuanto a los efectos del cambio climático, el jefe de Estado caribeño propuso impulsar una transformación global de la economía que vaya de acuerdo con los niveles de desarrollo y que los estándares exigidos no impongan cargas excesivas que resulten en costos adicionales lesivos a la competitividad y la producción de bienes y servicios.

"Es justo y necesario, además, que la inversión para restaurar nuestros recursos naturales afectados por el calentamiento global creado por los países que han generado más CO2, sean los que paguen por las enormes inversiones a realizar", expuso.

Lamentó que su país, "como pequeño estado insular en desarrollo", es uno de los que menos gases de efecto invernadero emite pero que más sufre los efectos del cambio climático.

VACUNACIÓN

Abinader habló ante la Asamblea General de las Naciones Unidas del "exitoso" proceso de vacunación contra la covid-19 que ha implementado su país, al destacar que el 57 % de la población elegible se encuentra completamente vacunada.

Asimismo, afirmó que el 70 % tiene al menos una dosis y que más del 10 % cuenta ya con una tercera vacuna.

"La letalidad en nuestro país es de 1,14 %, siendo esta una de las menores del mundo", acotó.