EFERío de Janeiro

Miembros del influyente Colegio de Abogados de Brasil (OAB, por su sigla en portugués) organizaron hoy actos de protesta en diversas ciudades del país para mostrar su desacuerdo con la reforma del régimen de jubilaciones y pensiones que pretende sacar adelante el Gobierno de Michel Temer.

En Río de Janeiro, el acto fue promovido por la comisión regional de Pensiones Públicas de la OAB y reunió a un pequeño grupo de abogados frente a la emblemática playa de Copacabana.

Tras una pancarta en la que se podía leer "Todos contra el Proyecto de Enmienda Constitucional para la reforma del régimen de pensiones", los abogados reclamaron del Gobierno una reforma consensuada y transparente.

"Lo que queremos es una discusión más transparente, en audiencia pública, que la sociedad participe y que el Gobierno tenga en cuenta el parecer técnico", reclamó la presidenta de la comisión de la OAB en Río de Janeiro, Suzani Ferraro, en declaraciones recogidas por la estatal Agencia Brasil.

La iniciativa del Gobierno brasileño fue presentada al Legislativo la semana pasada y propone los 65 años como edad mínima tanto para hombres como para mujeres para acceder a los beneficios de la jubilación, además de imponer la obligatoriedad de cotizar al menos 25 años.

Actualmente, Brasil permite a las mujeres jubilarse con 30 años de cotización y a los hombres con 35 sin que exista ningún límite de edad para ello, por lo que hay casos en los personas con apenas 50 años ya pueden acogerse al sistema estatal de protección social.

La intención del Ejecutivo es atajar el crecimiento del déficit del sistema de jubilaciones y pensiones, que actualmente se calcula en unos 150.000 millones de reales (unos 44.000 millones de dólares).