EFELa Paz

El presidente de Bolivia, Luis Arce, cumple este sábado seis meses de gestión gubernamental con promesas para reactivar la economía y superar la persistente pandemia de la covid-19, y en medio de halagos de sus partidarios y críticas de la oposición boliviana.

El gobernante boliviano publicó en sus redes sociales un video en el que destacó algunas medidas tomadas por su Administración, como los créditos ofrecidos a microempresarios y la compra de pruebas y vacunas contra la covid-19.

"¡Cumplimos seis meses! Al asumir el Gobierno éramos conscientes de la gran responsabilidad de recuperar la Patria y dar tranquilidad al pueblo boliviano, que estaba sumido en una profunda crisis política, social y económica, ahondada por la pandemia y el Gobierno de facto (como suele llamar Arce a la gestión transitoria de la expresidenta Jeanine Áñez", escribió.

Según el mandatario, los resultados económicos de las medidas asumidas hasta el momento "comienzan a mostrar buenos signos", aunque reconoció que se debe "apretar el acelerador para concretar la industrialización" de los recursos naturales "con sustitución de importaciones, principalmente en la agricultura y el litio".

"¡Saldremos unidos de la pandemia! Garantizamos las vacunas y seguiremos con políticas que reactiven la economía de Bolivia. No defraudaremos la confianza que nos dio el pueblo boliviano", concluyó Arce.

El expresidente y jefe del partido gubernamental Evo Morales destacó en Twitter que seis meses después de la llegada de Arce al poder, el país tiene "una democracia totalmente consolidada pese a las amenazas golpistas que intentan desestabilizar".

"Toca priorizar la agenda del pueblo con la recuperación económica. Con unidad y solidaridad recuperaremos la estabilidad", escribió Morales.

Tras asumir el poder el 8 de noviembre, Arce y el oficialismo siempre han responsabilizado al Gobierno transitorio de Jeanine Áñez por la crisis económica y sanitaria que atraviesa el país, aunque Bolivia ya arrastraba desde 2015 una caída de su economía.

El medio año de Presidencia de quien fue el ministro de Economía durante el Gobierno de Morales ha estado marcado en lo político por el encarcelamiento de la exmandataria interina y dos de sus exministros acusados dentro del llamado caso "golpe de Estado" un proceso iniciado a instancias del oficialismo por la crisis de 2019.

CRÍTICAS OPOSITORAS

Precisamente las críticas de la oposición apuntan al encarcelamiento de Áñez y una serie de procesos que el Gobierno de Arce inició contra quienes estuvieron en el Gobierno interino, que los detractores del MAS consideran una "persecución política" mientras que las autoridades defienden que lo que se busca es "justicia".

El expresidente Carlos Mesa, líder de la principal fuerza opositora Comunidad Ciudadana", criticó en Twitter que "en 6 meses el Gobierno del MAS solo produjo persecución política, violación de DDHH, ineficiencia, impunidad, cuoteo y poca transparencia".

También cuestionó que no haya vacunas suficientes contra la covid-19, ni "empleos ni justicia" y que solo crezcan "la crisis económica, los conflictos, la propaganda y el autoritarismo".

Para el exmandatario Jorge Quiroga han sido "seis meses de anomia en Bolivia bajo Presidencia de Arce", con una tercera ola de la pandemia, una crisis económica, "desgaste interno, desprestigio externo y medidas contradictorias".

En Twitter, Quiroga también consideró que no hay "plan, ni rumbo" y criticó que haya un "sometimiento a Evo" Morales y "servilismo ante los afanes vengativos" oficialistas.

El empresario opositor Samuel Doria Medina cuestionó que Arce no haya formulado un plan de recuperación de la economía "que sea explícito, integral y consensuado con los sectores productivos" y consideró que "se ha confiado a la inercia y ha continuado un modelo económico antiempresarial que en este momento es suicida".

Doria Medina criticó las peleas del Gobierno con los médicos y que las autoridades hayan "acaparado la responsabilidad de conseguir vacunas" sin establecer un plan de inmunización "con el que todos nos sintamos identificados", además de calificar de "injusta" la detención de Áñez y los "juicios políticos contra exfuncionarios".