EFEBuenos Aires

Con la llegada a Buenos Aires de los primeros invitados internacionales, como el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y los preparativos de la ciudad para acoger la celebración, Argentina inicia la cuenta atrás para que este martes Alberto Fernández sea investido como jefe de Estado.

La asunción del peronista en medio de una severa crisis económica culmina así la transición iniciada el 27 de octubre pasado, día en que Fernández y su compañera de fórmula para la Vicepresidencia, la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) ganaron las elecciones con el 48,24 % de los votos frente el 40,28 % obtenido por el actual mandatario, el conservador Mauricio Macri.

El comienzo de los actos está previsto a las 10.30 hora local (13.30 GMT), cuando arrancará en el Congreso de la Nación la sesión del traspaso de mando, en la que, tras diversos trámites protocolarios, se llevará a cabo la jura, asunción y el discurso del nuevo presidente.

Ya hoy se pudo ver a operarios públicos terminando de engalanar con banderas argentinas las zonas en las que transcurrirán los festejos. De madrugada, y como había pedido el propio Fernández al alcalde de Buenos Aires, el macrista Horacio Rodríguez Larreta, se procedió a quitar definitivamente las rejas fijas de seguridad que dividían desde 2018 la Plaza de Mayo, donde está la Casa Rosada, sede del Gobierno.

EL PROTOCOLO DEL CAMBIO DE MANDO

La Constitución Argentina establece que al tomar posesión, el presidente y vicepresidente electos deben prestar juramento ante el presidente del Senado -función que ejerce la aún vicepresidenta en funciones del país, Gabriela Michetti- y con el Congreso reunido en Asamblea Legislativa, que engloba tanto a los diputados como los senadores.

Según detallaron a Efe fuentes parlamentarias, la llegada del nuevo mandatario al Parlamento está prevista para las 11.45 (14.45 GMT), y ya dentro y tras la firma de libros de honor accederá junto a Cristina al recinto de la Cámara de Diputados, donde jurarán ante Michetti.

Seguidamente, y como es tradicional, Macri, primer mandatario no peronista que completa su mandato desde el retorno de la democracia, hará traspaso a Fernández de los atributos presidenciales: el bastón -realizado históricamente por el orfebre Juan Carlos Pallarols- y la banda con la bandera argentina.

Una vez que el flamante jefe de Estado pronuncie su mensaje ante los legisladores y las principales autoridades del Estado, así como representantes diplomáticos e invitados internacionales y personales de la nueva pareja presidencial, los Fernández se retirarán del Congreso y viajarán en auto por la avenida de Mayo, que se espera congregará a miles de personas, con destino a la Casa Rosada.

Una vez allí, en el Salón Blanco se realizará el saludo a las delegaciones extranjeras en el Salón Blanco y por la tarde el nuevo presidente tomará juramento a los miembros de su Gabinete, en el Museo Casa Rosada.

Además, de forma paralela y durante varias horas, en la Plaza de Mayo -donde se ubica la casa de gobierno- se desplegará un festival popular con actuaciones musicales que contará como colofón con unas palabras de Fernández.

INVITADOS INTERNACIONALES

El 10 de diciembre de cada cuatro años es la fecha elegida para la asunción presidencial -si no hay elecciones anticipadas- desde que ese día de 1983 tomó posesión Raúl Alfonsín, primer mandatario democrático tras la última y más cruenta dictadura militar argentina (1976-1983).

Cada ceremonia contó siempre con la presencia de mandatarios o altos representantes extranjeros. Para la de este año se ha confirmado la asistencia del presidente de Chile, Sebastián Piñera; el de Paraguay, Mario Abdo Benítez y el de Uruguay, Tabaré Vázquez, que llegará con el electo Luis Lacalle Pou, a quien cederá el cargo el 1 de marzo próximo.

También el cubano, Miguel Díaz-Canel, que fue el primero en llegar en la tarde del domingo y que ya desarrolla una intensa agenda de actividades que comenzó con un encuentro con empresarios e intelectuales argentinos y siguió con una ofrenda floral en el monumento al libertador argentino José de San Martín.

De otros países llegarán altos representantes de Gobierno, como es el caso de China, de donde ya llegó el vicepresidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional de China, Arken Imirbaki, enviado especial del presidente Xi Jinping.

Según informaron fuentes del peronista Frente de Todos, Fernández recibió por la mañana en sus oficinas del barrio de Puerto Madero a Arken Imirbaki, quien le entregó una carta manuscrita de Xi y lo invitó a visitar China.

Fernández le animó a "trabajar juntos" y dijo que era "un sueño y un compromiso visitar su país".

De España llegará la nueva presidenta del Senado, Pilar Llop, mientras que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que mantiene fuertes diferencias ideológicas con Fernández, no ha confirmado si enviará algún representante.

Rodrigo García