EFESantiago de Chile

A menos de un mes para los comicios presidenciales del 21 de noviembre, arrancó este viernes en Chile la tradicional propaganda televisiva, que podría ser decisiva en estos comicios llenos de incertidumbre y considerados los más trascendentales de la historia reciente del país.

Los siete candidatos presentaron sus anuncios publicitarios con temas como los derechos sociales, la seguridad o la recuperación pospandemia como ejes centrales en su carrera para sustituir al actual mandatario, el conservador Sebastián Piñera, en los comicios del próximo 21 de noviembre.

El exlíder estudiantil de izquierda Gabriel Boric, uno de los favoritos, hizo un llamado a la descentralización del país y defendió el medioambiente en su espacio de franja televisiva, grabada desde el desierto de Atacama, una zona del norte que lleva años acusando abandono.

"Es urgente que la descentralización y la participación ciudadana sean el norte de Chile que viene", manifestó en la campaña, en la que participaron rostros conocidos como actores o algunos de los redactores de la nueva Constitución.

La "libertad" fue el concepto central de la campaña audiovisual del ultraderechista José Antonio Kast, que en las últimas semanas ha escalado en el podio hasta convertirse en otro de los más apoyados según algunos sondeos.

La franja, que dura 20 minutos repartidos por igual entre todos los aspirantes, se emitirá de manera diaria a mediodía en los canales de televisión de libre recepción, y por la tarde, se emitirán los anuncios de los candidatos a diputados y senadores, una votación que también se celebrará el 21 de noviembre.

UNOS COMICIOS INCIERTOS

El próximo presidente de Chile tendrá la tarea de encauzar un país que vivió en 2019 una fuerte crisis social que todavía sigue vigente y de implementar, en caso de que se apruebe, las normas de la nueva Constitución, cuya redacción de fondo comenzó el pasado 18 de octubre.

Pese a la relevancia política de las elecciones, menos de la mitad de los chilenos tiene clara su preferencia según el Centro de Estudios Públicos (CEP), en un país con voto voluntario y una abstención disparada que en los anteriores comicios superó el 80 %.

Según las encuestas, cada vez más cuestionadas, Kast y Boric lideran las preferencias y la única mujer, la democratacristiana Yasna Provoste, que dedicó el tiempo total de su franja a los fallecidos por la pandemia de la covid-19, se consolida en el tercer lugar.

Los desmanes durante las protestas o la reciente crisis migratoria son, según los analistas, las razones por las que se ha visto favorecido el ultraconservador Kast, que hasta ahora contaba con un apoyo minoritario y que ha diseminado un fuerte discurso en favor del orden público y de endurecer las fronteras.

OTROS ROSTROS DE LA ELECCIÓN

Lejos queda en los sondeos Sebastián Sichel, exministro de Piñera y candidato del oficialismo, que comenzó siendo el principal rival de Boric pero que en las últimas semanas ha sufrido varios tropiezos durante los debates que lo colocan en cuarto lugar.

"Debemos defender la libertad de emprender y tener tu propio negocio, la libertad de vivir en una sociedad en orden y en paz", sostuvo durante su anuncio televisivo.

También presentaron sus campañas creativas otros candidatos con menor apoyo: Eduardo Artés, representante de una izquierda más radical, el progresista Marco Enríquez-Ominami y Franco Parisi, un polémico economista liberal que reside en Estados Unidos.

De no concretarse un candidato en primera vuelta, el balotaje sería el próximo 19 de diciembre.

Además de hacer frente a la actual crisis social, el próximo Gobierno, que comenzará en marzo de 2022, también deberá atender una grave crisis institucional y tendrá por delante el reto económico de frenar la actual crisis inflacionaria, gatillada según los expertos por las ayudas sociales y los retiros de pensiones para ayudar a las familias durante la pandemia.

Patricia Nieto Mariño