EFENueva York

El exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg pidió perdón este domingo por la polémica práctica policial de parar y cachear a viandantes que se llevó a cabo durante su gestión, unas disculpas que llegan cuando el multimillonario estudia una posible candidatura presidencial.

Bloomberg, que se plantea presentarse a las primarias demócratas de cara a las elecciones del próximo año, admitió por primera vez que esa estrategia policial -que afectó de forma desproporcionada a afroamericanos y latinos- fue errónea.

"Estaba equivocado. Y lo siento", señaló el multimillonario de 77 años en un discurso en una iglesia predominantemente negra de Brooklyn (Nueva York).

Hasta ahora, Bloomberg había defendido el conocido como "stop and frisk", una estrategia que dio a los agentes de la Policía de Nueva York enorme autoridad para parar y cachear a cualquier persona sospechosa y que en 2013 la Justicia consideró que violaba los derechos de las minorías.

Según los datos oficiales, una enorme mayoría de las personas paradas por los policías -algunos años hasta casi un 90 por ciento- eran negros y latinos, a pesar de que luego el nivel de arrestos entre esos grupos era similar al de otros.

El argumento de Bloomberg y de la Policía de que el programa había permitido reducir de forma drástica el crimen choca con el hecho de que los delitos siguieron bajando de forma pronunciada cuando la estrategia se redujo.

Bloomberg dio marcha atrás este domingo durante su primer discurso público desde que salió a la luz que está preparando el terreno para sumarse a las primaria.

Según admitió, bajo su gestión los agentes dieron el alto a demasiadas personas y "la abrumadora mayoría de ellas eran negras y latinas".

"Dado el número de paradas de personas inocentes, dado que fue tan alto, el resentimiento creció", señaló Bloomberg. "Erosionamos lo que habíamos trabajado tan duro para lograr: confianza", añadió.

Bloomberg pronunció su discurso en una importante iglesia afroamericana, una comunidad que no olvida el "stop and frisk" y cuyo apoyo puede ser decisivo para los aspirantes a la candidatura demócrata a la Casa Blanca.