EFELa Paz

Bolivia trabaja en un plan con asesoramiento de ONU Hábitat para resolver problemas en sus ciudades que el presidente del país, Evo Morales, calificó este martes de gravísimos en algunas urbes.

Evo Morales explicó ante los medios en La Paz que el Gobierno de su país trabajó con este programa de Naciones Unidas durante un año y medio para tener un diagnóstico de la situación en Bolivia.

Morales aseguró que es la primera vez que desde el Estado se plantea en el país sudamericano un debate sobre la "mala urbanización", al constatar "un crecimiento desordenado, sin planificación".

Frente a la práctica de "asentarnos donde sea", el Gobierno boliviano pretende desarrollar un plan que a medio y largo plazo establezca una planificación que acabe con problemas como los asentamientos ilegales, apuntó.

"No hay ninguna planificación", advirtió, para citar casos de viviendas construidas en cauces de ríos, hasta que llega una inundación que es cíclica cada varias décadas, o sobre antiguos basureros, con episodios como un reciente deslizamiento del terreno que destruyó decenas de viviendas en La Paz.

"En vez de plantar árboles, estamos plantando cemento", aseveró el presidente boliviano.

El mandatario advirtió de que muchas alcaldías no saben qué hacer con la basura, hasta encontrarse con casos como el que consideró "gravísimo" en Trinidad, capital del departamento amazónico de Beni, porque "en cualquier momento va a reventar" por la acumulación de residuos urbanos.

Al respecto, recordó que ya propuso en la zona central del trópico de Cochabamba, su bastión sindical y político, que sean los propios vecinos quienes los fines de semana contribuyan a limpiar sus calles.

El plan buscará igualmente soluciones ante deficiencias en servicios básicos como el alcantarillado, en el transporte público o en seguridad ciudadana.

Evo Morales citó como ejemplo un programa estatal de instalación de cámaras de seguridad que "están dando resultado", con una inversión de más de 100 millones de dólares, para el que reclamó apoyo de las alcaldías.

La falta de terrenos municipales para construir escuelas y de suficientes áreas verdes son otras de las carencias detectadas.

Tras el diagnóstico elaborado con ONU Hábitat, programa para el desarrollo poblacional sostenible, el presidente tiene previsto desde este mismo miércoles comenzar una gira por alrededor de una veintena de ciudades del país para avanzar en este plan.

Morales señaló que el 70 por ciento de la población boliviana es urbana, en un país con cerca de once millones de habitantes.

La previsión es que este porcentaje alcance el 80 por ciento en 2030, la media en América Latina, según datos de ONU Hábitat, programa con el que mantiene un convenio de cooperación el Gobierno boliviano para la puesta en marcha de una política nacional de desarrollo integrado de ciudades.