EFEBrasilia

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, anunció este lunes que China autorizó el envío a Brasil de la materia prima necesaria para producir una de las vacunas contra la covid-19 y agradeció la "sensibilidad" de ese Gobierno.

Según informó Bolsonaro en Twitter, la embajada china en Brasilia le comunicó que "la exportación de 5.400 litros de insumos para la vacuna Coronavac fue aprobada" y deberá llegar a Brasil "en los próximos días".

El líder de la ultraderecha brasileña agradeció en el mismo mensaje "la sensibilidad del Gobierno chino" y aseguró que avanzan los trámites para la liberación, por parte de la India, de materia prima necesaria para elaborar también en Brasil la vacuna desarrollada por el laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

La Coronavac, desarrollada por la empresa china Sinovac, fue testada en Brasil por el Instituto Butantan, que depende de las autoridades regionales de Sao Paulo, cuyo gobernador, Joao Doria, se ha convertido en el mayor adversario político de Bolsonaro en el arco conservador.

El año pasado, el mandatario puso a la Coronavac en el medio de sus disputas políticas con el gobernador paulista, descalificó la vacuna, puso en duda su eficacia y en forma despectiva la tildó de "vacuna china de Doria".

También llegó a asegurar que el Gobierno brasileño no compraría esa vacuna, pero finalmente se vio forzado a ceder y el Ministerio de Salud se comprometió a adquirir toda la producción del Instituto Butantan para incluirla en el plan nacional de inmunización.

La campaña de vacunación comenzó hace una semana con la fórmula desarrollada por Sinovac, a la que en los últimos días se le ha sumado la vacuna de la Universidad de Oxford, que desde el principio fue la gran apuesta del Gobierno de Bolsonaro.

Sin embargo, el país aún no cuenta con dosis suficientes como para garantizar la inmunización de los cerca de 210 millones de brasileños.

De acuerdo con los datos oficiales, Brasil cuenta hasta ahora con unas diez millones de dosis de Coronavac y otras dos millones de la vacuna de Oxford, que en total solo garantizan la vacunación de unas seis millones de personas, pues ambas requieren dos aplicaciones.

Según el Instituto Butantan, la importación de materia prima anunciada este lunes por Bolsonaro permitirá la fabricación de otras cinco millones de dosis, en un plazo que aun no ha sido precisado.

Brasil es uno de los países más afectados por la pandemia de coronavirus en el mundo y, según los últimos datos oficiales, hasta ahora suma poco más de 217.000 muertes y supera los 8,8 millones de casos confirmados.