EFERío de Janeiro

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, atacó nuevamente este martes al candidato a la presidencia de Argentina Alberto Fernández y a su fórmula Cristina Fernández de Kirchner, a los que calificó de "bandidos de izquierda que comenzaron a volver al poder", tras el triunfo en las primarias.

Durante un acto público en la ciudad de Parnaíba, en el estado de Piauí (Nordeste), Bolsonaro, un capitán de la reserva del Ejército y defensor a ultranza de la dictadura, reiteró su oposición a que el progresismo regrese al poder en el país vecino.

El gobernante aseguró que con los resultados previos a los comicios de octubre, Argentina está comenzando a seguir los pasos de Venezuela.

"Miren lo que está pasando en Argentina ahora. Argentina se está hundiendo en el caos. Argentina comienza a seguir el rumbo de Venezuela, porque en las primarias los bandidos de izquierda comenzaron a volver al poder", dijo.

La candidatura de Alberto Fernández logró el 47,65 % de los votos, frente al 32,08 % que obtuvo la fórmula que encabeza el actual mandatario Mauricio Macri, con un 98,67 % de las mesas escrutadas.

Bolsonaro ha apoyado en repetidas ocasiones la reelección de su homólogo argentino, Mauricio Macri, y alertado sobre las posibles consecuencias, que según él, puede acarrear la vuelta al poder de la izquierda en Argentina, lanzando fuertes críticas sobre la figura de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

El día de las primarias, tras los resultados, el ultraderechista no ocultó su descontento y señaló que de ganar Fernández la presidencia en Argentina, se podría provocar un éxodo de ciudadanos de ese país hacia Brasil.

"¡Pueblo gaúcho! Si esa izquierda vuelve a Argentina, podemos tener sí, en Río Grande do Sul, un nuevo estado de Roraima (norte de Brasil y fronterizo con Venezuela) y no queremos eso, hermanos argentinos huyendo para aquí", expresó Bolsonaro.

El jefe de Estado brasileño hizo alusión a la dramática situación que vive el estado de Roraima, uno de los más pobres de Brasil y puerta de entrada en los últimos años de miles de venezolanos que han huido de la crisis económica, política y social que atraviesa la nación petrolera.

Ante los ataques de Bolsonaro, Fernández calificó al presidente brasileño de "racista, misógino y violento".

Los resultados del candidato peronista y su fórmula vicepresidencial, han sido aplaudidos por los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), preso por corrupción, y Dilma Rousseff (2011-2016), quienes comandaron Brasil por el progresista Partido de los Trabajadores (PT).

Para Lula, el triunfo de Fernández fue "impresionante" y para Rousseff representa "una luz al final del túnel para el pueblo argentino y para América Latina y un enorme aliento para todos los que luchamos por la democracia".