EFESao Paulo

El ministro de Defensa de Brasil, Fernando Azevedo e Silva, informó este martes que el país ultima la creación de un misil balístico que tendrá un alcance de hasta 300 kilómetros de distancia y una precisión de hasta 30 metros.

El misil táctico de crucero AV-TM 300 está en la "fase final de desarrollo" y dará a las Fuerzas Armadas brasileñas un "poder disuasorio muy grande", dijo el ministro a los periodistas en un acto celebrado en la ciudad de Manaus, en el norte del país.

La creación de este proyectil forma parte del proyecto Astros 2020, lanzado en 2011 durante el Gobierno de Dilma Rousseff y a través del cual se concedió un crédito de 45 millones de reales (hoy unos 8,5 millones de dólares) para adquirir un nuevo sistema de defensa capaz de lanzar ese tipo de misiles.

"Falta muy poco para que (el misil AV-TM 300) pase a complementar la artillería de cohetes del Ejército brasileño, lo que nos dará un poder disuasorio muy grande", indicó Azevedo e Silva, en declaraciones recogidas por la estatal Agencia Brasil.

El titular de Defensa vaticinó que las primeras unidades puedan ser entregadas entre 2021 y 2022.

El armamento está siendo desarrollado por la empresa brasileña Avibrás y tendrá la capacidad de sobrepasar los límites del territorio nacional. Actualmente, la familia de cohetes Astros consta de cuatro modelos, pero tienen un alcance menor que varía entre los 30 y los 80 kilómetros.

El principal objetivo del AV-TM 300, según el ministro, será desincentivar eventuales amenazas externas.

Por otro lado, el proyecto Astro 2020 incluye otras iniciativas para dotar a Brasil de "medios capaces de prestar un apoyo de fuego de largo alcance, con elevada previsión y letalidad", además de la instalación de un centro de instrucción y de bases administrativas.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, líder de la extrema derecha brasileña, es capitán de la reserva del Ejército y su Gobierno tiene un claro tinte castrense con alrededor de un tercio de los ministros con orígenes militares.

Según el portal Poder 360, citado por el Tribunal de Cuentas de Brasil, existen casi 3.000 integrantes de las Fuerzas Armadas repartidos entre los tres poderes, de los que más del 90 % estarían en puestos del Ejecutivo.