EFENagoya (Japón)

El ministro de Asuntos Exteriores japonés, Toshimitsu Motegi, transmitió hoy su deseo de que la crisis chilena se resuelva de forma "rápida y pacífica", en un encuentro con el canciller de ese país, Teodoro Ribera, en el país asiático.

"Japón entiende que Chile está haciendo esfuerzos para resolver los problemas de acuerdo a valores fundamentales que los dos países comparten, incluida la democracia y el Estado de derecho" y "espera una resolución rápida y pacífica de la situación", dijo Motegi en el encuentro, de unos 20 minutos, según un comunicado de su ministerio.

Motegi, que se reunió con Ribera en la ciudad japonesa de Nagoya en un encuentro previo a la reunión del G20 que acoge la localidad, también lamentó la decisión de Chile de cancelar la reunión de la APEC y la conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25), pero mostró su "respeto".

En este sentido, Ribera agradeció "la consideración de Japón por la situación en Chile" y aseguró que la decisión de cancelar ambos eventos se tomó para "satisfacer la demanda social interna".

El canciller chileno quiso, además, tranquilizar al Gobierno nipón asegurando que Chile garantiza "la seguridad de las actividades de los japoneses y sus empresas en Chile", y describió a Japón como "un socio estratégico importante que juega un papel clave en el campo de la democracia y el libre comercio en la región Indo-Pacífico".

Los ministros de Exteriores de Japón y Chile "intercambiaron opiniones sobre una amplia gama de áreas y se mostraron de acuerdo en continuar fortaleciendo aún más sus relaciones bilaterales y su cooperación", y anunciaron la aprobación de un proyecto de cooperación técnica para personas mayores.

El encuentro de Motegi y Ribera se produjo antes de la cena a la que asistirán este viernes los representantes de Asuntos Exteriores en esta ciudad japonesa y que servirá de preámbulo a la reunión ministerial del sábado.