EFESantiago de Chile

El candidato de la derecha oficialista chilena, Sebastián Sichel, denunció este martes "chantajes" por parte de su propia coalición para virar a la derecha ante el reciente ascenso en las encuestas del presidenciable ultraconservador, José Antonio Kast.

"Mientras algunos queremos ofrecer al país un proyecto de futuro, otros quieren volver al pasado (...) No voy a aceptar el chantaje de aquellos que quieren que me transforme en algo que no soy, en una persona intolerante, de extrema derecha", afirmó Sichel, quien fue ministro del actual gobierno del conservador Sebastián Piñera.

En una rueda de prensa en horario de máxima audiencia, el candidato pidió a los partidos que integran la coalición Chile Podemos Más "libertad de acción para tomar la decisión que ellos quieran respecto a sus apoyos partidarios".

Sichel, que no está afiliado a ningún partido y fue elegido contra todo pronóstico en unas primarias en julio, partió como uno de los favoritos en la carrera presidencial, pero ha ido perdiendo fuerza en las últimas semanas, hasta el punto de que hay sondeos que le sitúan en tercera e incluso cuarta posición, por detrás de Kast.

"Nos hemos dado cuenta que algunos, saliéndose del compromiso democrático que habíamos acordado, quieren apoyar una antigua derecha porque no creen en un proyecto colectivo", indicó Sichel, acompañado de su equipo más cercano.

"No construiremos zanjas donde los chilenos quieren construir acuerdos", agregó en referencia a una de las polémicas propuestas de Kast, líder del Partido Republicano y quien ha prometido una zanja en la frontera norte del país para frenar la creciente migración ilegal.

Varios parlamentarios de la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI)- el principal partido de la coalición junto a Renovación Nacional (RN)- como Claudio Alvarado y Cristián Labbé anunciaron su apoyo a Kast para las elecciones del 21 de noviembre, las más inciertas y trascendentales de los últimos tiempos.

Sichel y Kast se medirán contra cinco candidatos más, aunque la gran batalla para pasar a la segunda vuelta el 19 de diciembre se dará entre ellos dos, el izquierdista Gabriel Boric y la democristiana Yasna Provoste.

La persona que llegue a La Moneda (sede de Gobierno) tendrá que reencauzar un país que vivió en 2019 graves protestas e implementar las normas de la nueva Constitución, que se comenzó a redactar el pasado julio y que debe ser refrendada en un plebiscito de salida, previsiblemente en 2022.