EFELa Paz

El candidato Carlos Mesa despidió este martes su campaña en La Paz con un llamado al voto útil para apear del poder al "caudillo" Evo Morales, como el único opositor capaz de frenar una deriva "dictatorial" en Bolivia.

Mesa centró sus proclamas ante miles de seguidores en la popular plaza de San Francisco paceña para recalcar el mensaje de que representa la única alternativa para acabar con los casi catorce años de Morales al frente del país sudamericano.

"Ya es demasiado", su lema electoral, fue repetidamente coreado entre el ondear de banderas naranja y verde, colores de Comunidad Ciudadana, la alianza con la que se ha erigido como el candidato mejor posicionado para disputar la presidencia a Evo Morales en las urnas el próximo domingo.

Un mensaje de renovación para el "momento histórico" que puede vivir el país este domingo 20 de octubre, en el que Bolivia se juega el enmendar "el camino autoritario de la dictadura" al que le aboca Morales, en palabras del candidato opositor.

Mesa, que presidió Bolivia entre 2003 y 2005 hasta renunciar en medio de una convulsión social en el país, aseguró no recordar una campaña electoral como la que ahora se cierra.

Ante la "guerra sucia" para ver si se hundía su candidatura, por parte del Movimiento al Socialismo (MAS) que sustenta desde 2006 el Gobierno de Morales, repitió la consigna de que los detractores del partido oficialista "no tenemos miedo".

Frente "al caudillo", como definió al presidente boliviano por haberse alejado de la sociedad mientras pasea en su helicóptero oficial, Mesa se presenta como el garante de la democracia en Bolivia, al grito de "ustedes son los dueños de la libertad" hacia sus incondicionales.

El mitin de Comunidad Ciudadana en La Paz, sede del Gobierno y el Parlamento bolivianos, se desarrolló con normalidad en un ambiente festivo.

Mientras, Evo Morales se despedía de Santa Cruz, la mayor ciudad y capital económica de Bolivia, en un acto multitudinario en cuyos alrededores la Policía dispersó con gases lacrimógenos a grupos que protestaban en el exterior del recinto, en su mayoría de jóvenes.

La Policía efectuó arrestos después de que se produjeran lanzamientos de piedras mientras los seguidores de Morales llegaban al mitin y eran recibidos con gritos de "democracia sí, dictadura no".

La campaña electoral en Bolivia se ha enturbiado en los últimos días con algunos incidentes como los del pasado sábado en Potosí, también en mitin del presidente en el que hubo enfrentamientos con la Policía y entre grupos de simpatizantes y detractores del mandatario.

Aunque en general ha discurrido con normalidad en un ambiente de incertidumbre por conocer si el domingo Mesa, el mejor situado según las encuestas entre las ocho candidaturas opositoras, es capaz de cerrar el paso a un cuarto mandato de Morales hasta 2025.

El veterano político de 66 años, un reconocido historiador que fue también un destacado periodista en Bolivia, ha recibido en las últimas horas apoyos de otros opositores, que incluso iban en candidaturas rivales, para que los 7,3 millones de electores le vean como el único voto útil para destronar a Evo Morales.

Tras el cierre de campaña de Carlos Mesa en La Paz, este miércoles lo hará Evo Morales en El Alto, una ciudad vecina a la urbe paceña en la que tiene uno de sus principales feudos electorales el mandatario boliviano, el presidente con más tiempo en el poder en la historia de su país.