EFELima

El presidente de Perú, Pedro Castillo, se vacunó este viernes contra la covid-19 al recibir la primera dosis de la vacuna china de Sinopharm, cuya eficacia ha sido objeto de una campaña de descrédito sin sustento científico por parte de la oposición.

Castillo se vacunó junto a su esposa, Lilia Paredes, en la jornada inaugural del cuarto "vacunatón" que se realiza en Lima, donde los centros de vacunación instalados en la capital peruana funcionarán de manera ininterrumpida de viernes a domingo durante 60 horas.

El mandatario, de 51 años, esperó a iniciar su mandato para recibir la vacuna, ya que por su edad podía haber acudido a vacunarse en julio.

El presidente peruano acudió a vacunarse al Parque Zonal Huiracocha, en el populoso distrito limeño de San Juan de Lurigancho, donde funciona uno de los 22 centros de vacunación implementados en Lima.

Allí lo esperaba su ministro de Salud, Hernando Cevallos, que se ha fijado el objetivo de tener para final de año al 60 % de la población vacunada con las dos dosis necesarias para desarrollar la protección frente al coronavirus.

"FE EN TODAS LAS VACUNAS"

La vacunación de Castillo coincidió precisamente con el inicio de la aplicación masiva de la vacuna de Sinopharm a la población general, después de haberse aplicado a inicios de año al personal sanitario y a las Fuerzas Armadas.

Esto ha causado críticas de la oposición, especialmente del congresista fujimorista Ernesto Bustamante, que pidió al Gobierno explicaciones por la aplicación de Sinopharm en lugar de Pfizer.

"He venido a vacunarme con la vacuna Sinopharm porque tengo fe no solo en esta vacuna sino en todas", declaró Castillo después de recibir la inyección en un breve discurso donde no se permitieron preguntas por parte de los periodistas.

"Es fundamental tener las dos dosis para reducir las posibilidades de terminar en una cama de UCI (unidad de cuidados intensivos). Con las dos dosis también habremos contrarrestado la tercera ola que se nos viene amenazando", agregó.

El mandatario aseguró que su Gobierno dará una prioridad absoluta a la vacunación porque "no podemos avanzar en otros espacios si la población no está vacunada".

SEGUNDA DOSIS, ASIGNATURA PENDIENTE

En ese sentido, Cevallos recordó que la vacuna de Sinopharm tiene una eficacia de más del 90 % para evitar la muerte por el coronavirus e invocó a los peruanos a que acudan a los centros de vacunación todas las personas que aún no han recibido su segunda dosis porque es necesaria para estar "correctamente protegidos".

Actualmente hay 5,7 millones de personas vacunadas con el esquema completo de dos dosis, equivalente al 17 % de la población nacional, y hay alrededor de unos 2,5 millones que de momento solo tienen la primera dosis.

De momento en Lima la vacunación está abierta para aplicar la primera dosis a personas de entre 28 y 34 años y la segunda dosis para los mayores de 35 años.

Perú es uno de los países más afectados del mundo por el covid-19 al presentar la tasa de mortalidad más alta, con casi 600 muertes por cada 100.000 habitantes, producto de los cerca de 200.000 fallecidos que acumula por el coronavirus desde el inicio de la pandemia.