EFESantiago de Chile

El Parlamento de Chile aprobó este miércoles extender durante 15 días más la militarización de cuatro localidades ubicadas en el sur del país, donde existe desde hace décadas un conflicto territorial con indígenas mapuche que se agravó en los últimos meses.

A petición del presidente, el conservador Sebastián Piñera, tanto la Cámara de Diputados como el Senado aprobaron extender la medida, que entró en vigor el pasado octubre y permite el despliegue de las Fuerzas Armadas para colaborar en operaciones policiales y restringir el derecho a la reunión y la locomoción.

Se trata de la segunda vez que el Congreso acepta la petición del mandatario de prorrogar la militarización tras la del pasado 9 de noviembre, bajo la figura de "estado de excepción constitucional de emergencia".

La medida entró inicialmente en vigor el pasado 12 de octubre por un periodo de 15 días y se extendió por un una duración similar vía decreto presidencial, pero, por normativa, a partir de la segunda prórroga requería del visto bueno del Parlamento.

Se trata de cuatro provincias ubicadas en las regiones de Biobío y La Araucanía, en el centro-sur del país, que en los últimos meses han experimentado una ola de violencia con frecuentes ataques a maquinaria agrícola y predios, incendios, cortes de carreteras y tiroteos con víctimas mortales.

Algunos de estos episodios se enmarcan en el "conflicto mapuche", que enfrenta al Estado chileno y al principal grupo indígena del país, que reclama las tierras que habitaron durante siglos y que ahora pertenecen, en su mayoría, a grandes empresas agrícolas y forestales.

Mientras que los defensores de la militarización, las figuras más conservadoras, sostienen que es la única forma de garantizar la seguridad de la población, los detractores, parte de la oposición y las organizaciones indígenas, sostienen que solo pone más tensión sobre la enconada disputa.

En el último mes se han registrado varios incidentes como los incendios de una escuela y del predio de un diputado, o la muerte de un comunero mapuche durante un operativo de seguridad.

Este episodio desató una ola de reacciones y reavivó el recuerdo del asesinato de Camilo Catrillanca, un mapuche de 24 años que murió en 2018 de un tiro por la espalda percutado por un policía del cuerpo de Carabineros, convirtiéndose en la primera gran crisis del segundo mandato de Piñera.

La situación despertó diversas críticas, como la de la Oficina para América del Sur del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), que lamentó el fallecimiento del mapuche y expresó su preocupación por la militarización.

Asimismo, través de redes sociales apareció un video con alrededor de medio centenar de encapuchados armados, identificados a través de letreros como la organización indígena Weichan Auka Mapu, amenazando con combatir "con armas" a las fuerzas de seguridad si no abandonan el territorio.

Desde el Ejecutivo argumentan que el aumento de actos de violencia están vinculados al narcotráfico, el terrorismo y el crimen organizado cometido por grupos armados y sostienen que desde que la zona esta militarizada, se han reducido los eventos violentos.

La Cámara de Diputados aprobó la prórroga durante la mañana de este miércoles por 80 votos a favor, 53 en contra y 6 abstenciones, mientras que el Senado lo validó esta tarde por 16 votos a favor, 14 en contra y 1 abstención.