EFEBogotá

El Gobierno colombiano considera que si cierra su frontera con Venezuela no ayudará a solucionar la crisis migratoria de ese país porque los ciudadanos seguirán cruzando la línea limítrofe por los pasos ilegales.

Así lo aseguró este jueves el director de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, quien dijo a periodistas en la ciudad de Pereira (centro) que la política del Gobierno con los ciudadanos venezolanos es de "flexibilización".

"Este fenómeno no se soluciona cerrando una frontera con un decreto, simplemente lo que va a generar es que esta migración va a seguir llegando a nuestro país pero no por los puntos autorizados en los más de 2.200 kilómetros de frontera, van a pasar por las trochas, por los sitios no autorizados", detalló.

Eso, según explicó, supone un problema porque las autoridades no pueden saber dónde están esas personas y se generaría un incremento en la inseguridad.

"No vamos a saber dónde están esas personas, el tema de inseguridad se va a incrementar porque no los tenemos regularizados, identificados", recalcó Krüger Sarmiento.

Colombia y Venezuela, que comparten una frontera terrestre de 2.219 kilómetros, no tienen relaciones diplomáticas desde el 23 de febrero cuando Nicolás Maduro anunció la ruptura tras el intento de ingreso a su país de una caravana de ayuda humanitaria liderada por el jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, reconocido como mandatario interino por más de 50 naciones.

Según cifras de Migración Colombia, divulgadas el pasado 1 de agosto, en el país se han radicado más de 1,4 millones de venezolanos.

De esa cifra, 732.390 son regulares, es decir que tienen visa o cédula de extranjería, y otro documento que les permite estar en el país legalmente.

Caso contrario ocurre con 665.665 venezolanos que están como "irregulares" porque han superado el tiempo de permanencia o han ingresado al país sin autorización.

Por otra parte, el director de Migración Colombia aseguró este jueves que más del 70 % de los venezolanos que en los últimos meses han renovado el Permiso Especial de Permanencia (PEP) están trabajando y cerca del 54 % se ha afiliado a la seguridad social.

"Como país hemos tenido que afrontar la segunda crisis migratoria más grande del mundo, después de la de Siria. Una crisis que es el resultado de las políticas de expulsión implementadas por una dictadura que hace años robó el poder en Venezuela", aseguró.

Es por ello que la entidad prorrogó hasta el próximo 31 de octubre el plazo para renovar el PEP.

"Las cifras respaldan la decisión del Gobierno Nacional de regularizar a los ciudadanos venezolanos a través del PEP. El ejercicio ha sido positivo y por eso decidimos ampliar el plazo para su renovación, ya que son más de 68.000 los venezolanos que deben renovar este documento y a la fecha, tan solo cerca del 50 por ciento lo ha hecho", indicó. EFE

jga/cpy/dsc