EFEPereira (Colombia)

Colombia y Ecuador sostuvieron hoy una reunión del más alto nivel en el Sexto Gabinete Binacional en la que reforzaron su integración y la labor conjunta en la frontera común para facilitar las migraciones y fortalecer la seguridad.

La reunión tuvo como sede la ciudad de Pereira, en el centro de Colombia, y como es habitual en los gabinetes binacionales estuvo encabezada por los presidentes de los dos países, el colombiano Juan Manuel Santos y el ecuatoriano Lenín Moreno.

Las dos naciones llegaron a un acuerdo para "formalizar la plataforma destinada al fortalecimiento del control migratorio entre los países", una herramienta importante si se tiene en cuenta que comparten una frontera de 586 kilómetros en donde residen unos tres millones de personas.

Al tomar la palabra tras la reunión, Santos agradeció a Moreno su compromiso con la consecución de la paz en Colombia ya que Quito es la sede de los diálogos con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que actualmente se encuentran suspendidos por la ola de ataques de ese grupo armado.

"Hoy le agradecemos muchísimo su apoyo, su interés en la paz. Nosotros estamos cerrando un capítulo muy triste de nuestra historia y abriendo uno de oportunidades con la construcción de la paz", le manifestó.

El gobernante colombiano dijo que su homólogo "ha estado siempre" al lado de la paz y "últimamente ha ayudado y nos ha servido de anfitrión de las conversaciones con el ELN y lo ha hecho con una gran generosidad".

Para Santos, el Gabinete Binacional, que comenzó a operar en 2012, es un mecanismo que ha transformado la agenda entre los dos países limítrofes y se ha convertido en la hoja de ruta para las relaciones bilaterales.

El presidente colombiano destacó los logros alcanzados en los diferentes ejes temáticos que hacen parte de estos gabinetes: infraestructura y conectividad, seguridad y defensa, asuntos ambientales, sociales y culturales, economía y comercio.

Además, confió en que después de la cita de hoy las relaciones colombo-ecuatorianas "salgan todavía más fortalecidas" y que se establezca la hoja de ruta para el intercambio y la cooperación.

Por su parte, Moreno apeló a la hermandad que considera une a los dos países para trabajar en conjunto y favorecer la integración y el desarrollo.

También destacó los resultados obtenidos gracias al trabajo conjunto en seguridad y defensa, lo que se ha observado en el control de pasos fronterizos para evitar el contrabando de hidrocarburos.

Moreno subrayó además el "continuo intercambio de información e inteligencia en la lucha contra el flagelo que son las drogas".

Aseguró igualmente que las fronteras "no deberían existir cuando de amigos de se trata" y deberían desaparecer "cuando entre hermanos hablamos".

En la declaración final los dos países reafirmaron "su profunda voluntad política de fortalecer la integración binacional", para lo cual consideraron que los encuentros presidenciales y gabinetes binacionales "son el mejor mecanismo" para ese fin, puesto que su objetivo es "desarrollar esfuerzos conjuntos que favorezcan al bienestar común".

Para dar forma a las buenas intenciones, los dos Gobiernos y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) suscribieron un memorando de entendimiento para determinar la administración del Fondo Binacional para proyectos en la zona de frontera.

El documento fue firmado por la canciller colombiana, María Ángela Holguín, su par de Ecuador, María Fernanda Espinosa, y por Rafael de la Cruz, gerente del Departamento de Países Andinos del BID.

El Fondo Binacional ejecutará proyectos en las líneas de trabajo del Gabinete.

Como parte de la colaboración en materia de seguridad, Santos duplicó la recompensa para quien dé información sobre un disidente de las FARC conocido con el alias de "Guacho", acusado de ser el autor del atentado con bomba de enero pasado contra una comisaría ecuatoriana que dejó 28 heridos leves.

"A ese delincuente le habíamos puesto una recompensa de 150 millones de pesos (unos 52.500 dólares), hemos decidido duplicar esa recompensa a 300 millones de pesos (unos 105.000 dólares) para que cualquier persona que nos dé información que nos permita capturarlo", aseguró.