EFEBuenos Aires

La campaña electoral comenzó de forma oficial este jueves en Argentina para las generales del 14 de noviembre, cuando se elegirán a nuevos diputados y senadores en unos comicios en los que el Gobierno de Alberto Fernández tratará de revertir los malos resultados de las primarias de septiembre.

Este año se renovarán 127 de los 257 escaños en la Cámara de Diputados y 24 de las 72 bancas del Senado, en el que actualmente tiene mayoría absoluta el gobernante Frente de Todos pero podría perderla de repetirse el escrutinio de las primarias.

Es así que Fernández buscará mejorar los resultados de esas internas, que fueron los primeros comicios nacionales celebrados en su mandato, en los que para Diputados el oficialismo sacó un 31 % de los votos en todo el país contra el 40 % del más importante frente opositor, Juntos por el Cambio, que tiene como principal referente al expresidente Mauricio Macri (2015-2019).

Asimismo, para Senadores el Frente de Todos consiguió un total de 27,79 % y la coalición opositora 43,47 %.

Los partidos tendrán hasta la medianoche de esta jornada para registrar a los candidatos que fueron proclamados en las internas de cada facción durante las elecciones primarias.

LOS ROSTROS DE NOVIEMBRE

Unos 34,3 millones de argentinos estarán obligados a acudir a las urnas el 14 de noviembre para elegir a los candidatos que vencieron en las internas y aquellos que sacaron más del 1,5 % de los votos.

En la provincia de Buenos Aires, el más estratégico distrito electoral, la lista del Frente de Todos está liderada por la expresidenta del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales Victoria Tolosa Paz.

En la capital -que al igual que la provincia bonaerense elige solo diputados- la lista está encabezada por el actual legislador en el parlamento local de ciudad Buenos Aires Leandro Santoro.

Mientras tanto, la ganadora de la interna de Juntos por el Cambio en la capital fue la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y en la provincia de Buenos Aires el exvicealcalde de la capital Diego Santilli.

Para el jefe de Estado argentino el resultado de las generales demostrará si han surtido efecto en el electorado diversas medidas políticas y de carácter económico que ha tomado en este último mes.

CRISIS GUBERNAMENTAL

Luego de la derrota en las primarias, el presidente se vio obligado a realizar numerosos cambios en su gabinete, por la crisis abierta después de que varios ministros del ala kirchnerista, facción que lidera la vicepresidenta y exmandataria Cristina Fernández, pusieron su cargo a disposición.

En medio de la lucha política en el seno del Ejecutivo, Cristina Fernández publicó en sus redes sociales una carta en la que se mostró muy crítica con la política económica desplegada por el Gobierno -a la que achacó la derrota en las primarias- y le recordó a Alberto Fernández que fue ella quien propuso su candidatura a la Presidencia en los comicios de 2019.

Le solicitó que “honre aquella decisión” y “lo más importante que nada: que honre la voluntad del pueblo argentino”.

A partir de esta puja interna fue que el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, reemplazó a la mano derecha del presidente, Santiago Cafiero, como jefe de Gabinete de Ministros.

Cafiero pasó a la Cancillería, mientras que el resto de los ministros salientes fueron reemplazados por funcionarios que ya habían tenido cargos durante la presidencia de Cristina Fernández entre 2011 y 2015.

NUEVAS MEDIDAS

Con el nuevo gabinete se dispusieron una batería de medidas socio-económicas -como la subida del salario mínimo, la flexibilización de las restricciones a las exportaciones ganaderas y el aumento de la base salarial por la que se empieza a pagar impuesto a las ganancias- destinadas a mejorar el bolsillo de la gente para incentivar el consumo y la maltrecha economía, que entró en recesión en 2018, durante el mandato de Macri.

Tras las primarias, Fernández prometió que su Gobierno iba a “corregir” lo que hizo mal, y pidió a quienes no votaron por su partido no condenen a Argentina “al retroceso”, en referencia a la gestión de su antecesor.