EFEBuenos Aires

La vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández, anunció este martes que pidió la nulidad de la causa sobre el memorándum de entendimiento con Irán, en la que está procesada por el supuesto encubrimiento a los iraníes acusados por el atentado a la mutua judía AMIA de 1994.

El planteo de nulidad, que la también expresidenta (2007-2015) publicó en su perfil de Twitter, alega, entre otros motivos, interferencias políticas en el proceso, en concreto debido a las presuntas reuniones que según organizaciones sociales se produjeron entre el exmandatario Mauricio Macri (2015-2019) y dos de los jueces que intervinieron en la causa, Gustavo Hornos y Mariano Borinsky.

"Cabe señalar que varios de los encuentros que mantuvieron Hornos y Borinsky con el expresidente Macri guardan una relación cronológica con decisiones trascendentes que fueron dictadas por esos mismos jueces en la causa del 'Memorándum'", destaca el escrito.

La organización "Poder ciudadano" publicó semanas atrás un listado con seis visitas del juez Hornos a la casa de Gobierno, mientras que un medio local realizó una investigación que incluye 15 visitas de Borinsky a la residencia presidencial de Olivos durante el mandato de Macri.

"Antes de esas fechas y mientras la causa del 'Memorándum' continuaba con su desarrollo, tanto Hornos como Borinsky visitaron a Macri en varias ocasiones, ya sea en la quinta de Olivos o en la casa de Gobierno. De hecho, los encuentros siguieron repitiéndose con asiduidad hasta la culminación del mandato presidencial", agrega el texto.

En un vídeo que acompaña a la publicación del escrito, Fernández apunta contra estos dos jueces porque "en un fallo escandaloso resucitaron literalmente la causa del memorándum con Irán. Casi dos años antes distinto jueces de esa misma justicia federal habían cerrado esa causa por inexistencia de delito".

Con este argumento de "falta de independencia e imparcialidad con la que los magistrados antes referidos se desempeñaron en esta causa", la defensa pide "que se deje sin efecto el auto de citación a juicio y se disponga el sobreseimiento de todas las personas que han sido injustamente imputadas en este proceso, con expresa mención de que la formación de esta causa en nada afecta su buen nombre y honor".

El memorándum con Irán fue firmado el 27 de enero de 2013, con Fernández como presidenta, e incluye la creación de una comisión especial para investigar de forma conjunta entre los dos países el atentado contra la mutualista judía AMIA, que dejó 85 muertos y que la Justicia argentina atribuye a ex altos cargos del Gobierno de Irán y al partido chií libanés Hizbulá.

El fiscal Alberto Nisman, quien después fue encontrado muerto en su casa con un disparo en la cabeza, denunció en 2015 a Fernández; a su canciller, Héctor Timerman, y a otros altos cargos por una presunta negociación, a través del acuerdo, para encubrir a los iraníes prófugos acusados del atentado eliminando las alertas rojas de detención de Interpol.

El memorándum nunca entró en vigor ya que, a pesar de que el Congreso argentino lo sancionó, en Irán nunca llegó a aprobarse.