EFELa Habana

El Gobierno cubano recogerá firmas en escuelas y entidades estatales de todo el país para reclamar la libertad del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, "encarcelado por causas judiciales politizadas", informa este martes en portada el diario oficial Granma.

La jornada de solidaridad por la "liberación inmediata" de Lula en la isla durará hasta el próximo 28 de octubre, un día después del cumpleaños 74 del exmandatario, "gran amigo" de La Habana y encarcelado desde abril de 2018 por delitos de corrupción.

En septiembre pasado, el Gobierno de la isla también promovió una campaña de adhesiones en solidaridad con Venezuela -el principal aliado político y económico de la isla en la región- para apoyar al presidente Nicolás Maduro "frente a las agresiones de Estados Unidos".

Como en aquella ocasión, las firmas se recogerán en "una planilla colectiva, la cual incluirá nombres y apellidos, número de carné de identidad y rúbrica de cada uno de los firmantes, con el objetivo de repudiar esta injusticia y sumarnos a la campaña internacional por 'La anulación de los juicios en contra de Lula'", amplía el diario oficial.

Según el órgano del gobernante Partido Comunista de Cuba (único legal), la campaña servirá para condenar "la estrategia del imperialismo, con la complicidad de la derecha regional, para desacreditar a los líderes progresistas".

Los firmantes también rechazarán las declaraciones del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, contra los médicos cubanos que trabajaban en ese país y regresaron a la isla el año pasado por decisión de La Habana, después que Bolsonaro los calificara de "esclavos" de una "dictadura" y quisiera cambiar sus condiciones laborales.

Las planillas serán entregadas a la delegación brasileña que asistirá al Encuentro Antimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo, que se celebrará del 1 al 3 de noviembre en La Habana.

Brasil y Cuba reforzaron su relación durante los mandatos de Lula (2003-2010) y su heredera política, Dilma Rousseff (2011-2016), a quienes el Gobierno del país caribeño ha reiterado su apoyo en numerosas ocasiones frente a las acusaciones por corrupción hacia los dos expresidentes.

Granma recordó un fragmento del discurso del exmandatario cubano Raúl Castro, el pasado 1 de enero durante la celebración por los 60 años de la Revolución Cubana, cuando hizo un "llamamiento a todas las fuerzas políticas honestas del planeta" por la excarcelación de Lula, quien cumple actualmente una pena de 8 años y 10 meses.

Esta sanción fue ratificada en tres instancias diferentes, por los delitos de corrupción pasiva y blanqueo de capitales, tras haber sido hallado culpable de recibir un apartamento en a cambio de favores políticos a la constructora OAS.

Sobre Lula ya pesa otra condena a otros 12 años y 11 meses de cárcel en un caso muy similar, pero dictada hasta ahora en primera instancia y aún no confirmada en la segunda.

El expresidente tiene otros procesos abiertos en la Justicia, también por asuntos relacionados con corrupción, pero se declara inocente en todos y se dice víctima de una "persecución judicial" que busca evitar su regreso al poder.