EFELa Habana

Los presidentes de la India, Ram Nath Kovind, y de Cuba, Miguel Díaz-Canel, suscribieron hoy varios acuerdos de cooperación en La Habana, en un momento en que el país caribeño busca atraer divisas por medio de estos intercambios, principalmente en los sectores de la salud y la investigación científica.

Kovind, que ha hecho historia al ser el primer líder indio en visitar Cuba desde la llegada de Fidel Castro al poder en 1959, visitó a su homólogo en el Palacio de la Revolución, donde ambos presidieron la rúbrica de tres compromisos entre organismos de ambos Gobiernos.

Uno de ellos es un memorando de entendimiento entre el Ministerio de Salud Pública cubano y el Ministerio Ayush (dedicado al yoga, la naturopatía y otras técnicas autóctonas) de la India para abrir las puertas a la colaboración entre los sistemas de medicina tradicional y homeopatía de ambos países.

Además, sus Ministerios de Ciencia y Tecnología firmaron un memorando para la cooperación biotecnológica; y suscribieron un tercer preacuerdo de cooperación BioCubaFarma, el Consejo de Apoyo a la Investigación Biotecnológica cubano y el Instituto Kalam Biotecnologías de la Salud de la India.

Antes de su cita con Díaz-Canel, el jefe de Estado indio visitó el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) en La Habana, donde deseó que ambos países puedan brindar "un gran servicio a la humanidad", según divulgaron los medios estatales cubanos.

Estos revelaron que Cuba e India mantienen negociaciones para que empresas de productos médicos y farmacéuticos del país asiático puedan asentarse en la Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM), el proyecto estrella del país caribeño para atraer capital foráneo y que ofrece condiciones fiscales y laborales ventajosas a empresas extranjeras.

Cuba, que necesita atraer anualmente unos 2.500 millones de dólares en inversión extranjera directa según estimaciones, atraviesa un momento delicado desde el punto de vista económico, en parte por el deterioro en los últimos años de las finanzas de Venezuela, su principal valedor que le aporta hidrocarburos, entre otros, a precios subvencionados.

Para atraer divisas y ganar peso en la comunidad internacional la isla cuenta con algunos de sus principales activos en el sector de la salud, como médicos altamente formados que prestan sus servicios en el exterior o prestigiosos investigadores que cooperan con instituciones internacionales.

La visita del presidente indio, que recorrió el jueves la ciudad oriental de Santiago un día antes de cumplir su agenda oficial en La Habana, también ha servido para estrechar los lazos diplomáticos entre ambos países, a los que les une ser miembros fundadores del Movimiento de No Alineados.

Antes de la rúbrica de los acuerdos, Kovind y Díaz-Canel protagonizaron una ceremonia en la que se escucharon los dos himnos nacionales y, tras el protocolario parte militar, pasaron revista a las tropas e intercambiaron apretones de manos con los miembros de sus respectivas delegaciones.

El jefe de Estado de India también depositó hoy ofrendas florales a los pies de las estatuas dedicadas al héroe nacional cubano José Martí y al histórico dirigente independentista indio mahatma Gandhi.

Para cerrar su visita oficial a Cuba -tercera escala de una gira que le llevó antes a Grecia y Surinam- dictará la conferencia magistral "India y el sur global" en el Aula Magna de la Universidad de La Habana.

El jueves Kovind rindió homenaje en Santiago a Fidel Castro y también dedicó ofrendas florales a los próceres independentistas Carlos Manuel de Céspedes y José Martí, y a la heroína nacional Mariana Grajales.

Medios estatales cubanos también han destacado la afinidad entre ambos países en asuntos multilaterales, como el rechazo de la India al embargo comercial que impone Estados Unidos a la isla o el apoyo de Cuba al ingreso del país asiático como miembro permanente en un Consejo de Seguridad de la ONU ampliado.

En los pasados años India ha enviado donativos a Cuba, entre ellos el de dos millones de dólares para paliar los estragos del huracán Irma en 2017 o el pasado febrero un lote de equipos agrícolas valorados en cinco millones de dólares para impulsar la cooperación bilateral en el sector agropecuario.

Durante esta visita oficial también actuó como anfitriona la esposa de Díaz-Canel, Lis Cuesta Peraza, quien acompañó a la primera dama de India, Savita Kovind a visitar una escuela primaria de la capital.

Es la segunda vez que Cuesta, de 47 años y licenciada en Pedagogía, asume un papel institucional en su país tras la llegada de su esposo a la Presidencia de Cuba, país cuya normativa no tiene regulada la figura de la primera dama ni sus funciones.

La primera vez que participó en una actividad oficial fue pocos días después del relevo presidencial, cuando estuvo presente en el recibimiento oficial que Díaz-Canel brindó al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y a su consorte, Cilia Flores.