EFEMiami

Varias organizaciones cubanas en Miami se unieron este miércoles para apoyar con actividades dentro y fuera de Cuba al "movimiento de toma de conciencia" surgido en torno a la canción "Patria y vida" y pedir al Gobierno de Estados Unidos "solidaridad" y un "acercamiento" al pueblo, no al Gobierno de la isla.

El próximo sábado una caravana de automóviles recorrerá una zona de Miami para resaltar el mensaje de "Patria y vida", la canción de Gente de Zona, Descemer Bueno, Yotuel Romero, Maykel Osorbo y El Funky, que reclama cambios políticos en Cuba y acumula 2,9 millones de visualizaciones en YouTube desde su estreno el 16 de febrero.

Además, según se anunció en una rueda de prensa, las organizaciones promueven el llamado "Susurro de Patria y Vida" dentro de Cuba, que invita a todo el que lo desee a poner todos los días a las ocho de la tarde la popular canción "a manera de reclamo de libertad para el pueblo de Cuba".

Ramón Saúl Sánchez, líder del Movimiento Democracia, uno de los grupos del exilio cubano, dijo que "nunca como ahora se había estado tan cerca del fin de la dictadura" en Cuba.

Para el dirigente opositor, cuando los intelectuales, los artistas y los jóvenes alzan su voz y el pueblo y la comunidad internacional "simpatiza" con ellos, el régimen tiene las de perder.

"No más mentiras. El pueblo pide libertad, no más doctrina. Ya no gritemos patria o muerte sino Patria y Vida", cantan los artistas cubanos en la canción, a la que el régimen de Cuba ha respondido con otra llamada "Patria y muerte por la vida".

"Ya ustedes están sobrando, ya no les queda nada, ya se van bajando. El pueblo se cansó de estar aguantando. Un nuevo amanecer estamos esperando", dice la canción en referencia al régimen surgido tras el triunfo de la revolución en enero de 1959.

A juicio de Sánchez, al presidente de EE.UU., Joe Biden, le va a tocar lidiar con un "cambio de régimen" en Cuba durante su mandato y dijo que la comunidad cubana en este país espera que sea "un amigo solidario" con el pueblo cubano.

Sánchez dijo en inglés para medios estadounidenses que no se necesita que EE.UU. realice acciones para liberar a Cuba pues "el pueblo cubano se está levantando por sí mismo" para implantar "un nuevo sistema" en el país.

Pero sí se necesita la solidaridad estadounidense y sobre todo que el Gobierno de Washington entienda que "Castro no es Cuba, que es el opresor de Cuba".

Según Sánchez, en esto hay una "unidad de propósito" de las organizaciones cubanas, desde la derecha a la izquierda. "Queremos el fin del régimen", subrayó.

Al acto asistieron, entre otros, Johnny de la Cruz, presidente de la Brigada 2506, formada por veteranos de la fallida invasión a Bahía Cochinos (Cuba) en 1961, Raúl González, en representación del Comité Cubano pro Derechos Humanos, fundado en 1976, y Agustín "Gus" García, del Partido Demócrata y cercano al senador Bob Menéndez.

De la Cruz dijo que hay un consenso en "apoyar a ese pueblo que se esta levantando en busca de la libertad".