EFEMoscú

La vicepresidenta ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez, llegó hoy a Rusia para profundizar los lazos estratégicos entre los dos países y presentar ante altos cargos rusos la "Ley Antibloqueo", con la que Caracas busca burlar las sanciones económicas impuestas principalmente por Estados Unidos.

Rodríguez, que está acompañada por el procurador general de Venezuela, Reinaldo Muñoz, la ministra de Ciencia y Tecnología, Gabriela Jiménez, y el presidente de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), Asdrúbal Chávez, explicará en Moscú "las ventajas y beneficios" de la Ley Antibloqueo, según el Gobierno venezolano.

La ley fue aprobada el pasado mes por la Asamblea Nacional Constituyente, integrada solo por oficialistas y no reconocida por varios países, después de un único debate en el que no se discutieron los 44 artículos, sino que tres oradores defendieron la necesidad de darle luz verde con urgencia.

El texto, redactado y propuesto por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, otorga, sobre el papel, facultades al mandatario para desoír normas legales a discreción y bajo confidencialidad, con el propósito de captar inversiones que burlen las restricciones que hoy enfrenta su Gobierno y reanimen la agonizante economía nacional.

Recientemente el jefe de Estado, Nicolás Maduro, durante una reunión de trabajo con empresarios de China, destacó que Venezuela está abierta a la inversión en distintas áreas.

La Ley Antibloqueo tendrá vigencia hasta que cesen todas las sanciones impuestas que, según el Ejecutivo venezolano, son más de 300 solo las aplicadas desde Estados Unidos.