EFEPanamá

El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, designó este miércoles a Erika Mouynes como nueva ministra de Relaciones Exteriores tras la renuncia al cargo, este mismo día, de Alejandro Ferrer y del vicecanciller Federico Alfaro.

Mouynes, una abogada de 43 años con maestrías en derecho corporativo e internacional, se desempeñaba hasta ahora como viceministra de Relaciones Exteriores.

Fuentes oficiales confirmaron a Efe que el vicecanciller Federico Alfaro también ha dimitido al cargo.

Mouynes es militante del oficialista Partido Revolucionario Democrático (PRD), a diferencia de Ferrer, quien es un independiente bien relacionado con el expresidente panameño y exlíder de esa formación política Martín Torrijos (2004-2009).

Ferrer asumió el Ministerio de Relaciones Exteriores el 1 de julio de 2019, el mismo día que Cortizo ascendió al Gobierno para un período de cinco años.

El presidente Cortizo agradeció en un mensaje en Twitter a Ferrer por su trabajo en la Cancillería, y anunció que ahora formará parte de un comité consultivo del diálogo nacional "Pacto Bicentenario" que impulsa el Ejecutivo.

En su misiva de renuncia, el ahora excanciller indicó que dejaba el cargo público para regresar sus "responsabilidades profesionales" privadas, y agradeció al jefe del Estado "la invitación para formar parte del Comité Consultivo del Pacto del Bicentenario", según informó un comunicado de la Presidencia.

El gobernante Cortizo agradeció también por los servicios prestados al hasta hoy viceministro Alfaro, "quien presentó renuncia al cargo y fue designado por el mandatario como Asesor del Ministerio de la Presidencia".

"Bajo su liderazgo, seguiré aportando, en mi nueva condición de Asesor del Ministerio de la Presidencia con el mismo entusiasmo y lealtad que siempre me han caracterizado", expresó Alfaro en su carta de renuncia, de acuerdo con la información oficial.

Ferrer es el cuarto ministro que sale de la Administración de Cortizo: en febrero pasado renunciaron Rolando Mirones y Carlos Romero como titulares de Seguridad Pública y Gobierno, respectivamente, tras la fuga de la cárcel de un peligroso homicida, mientras que en junio pasado, en plena pandemia, Rosario Turner fue cesada como ministra de Salud.