EFEWashington

El venezolano Gustavo Tarre, representante en la Organización de Estados Americanos (OEA) del líder opositor Juan Guaidó, pidió este miércoles al continente americano respaldo al levantamiento de la oposición contra el gobernante venezolano, Nicolás Maduro.

Tarre reconoció que la oposición hubiera "preferido un resultado distinto" en la rebelión que encabezó Guaidó y que provocó manifestaciones masivas, pero no desembocó en la salida del poder de Maduro, que retuvo el apoyo clave de las fuerzas armadas venezolanas para seguir en la Presidencia.

"Vamos a continuar con la misma lucha, el presidente Guaidó sigue en la calle, se va a enfrentar a un posible riesgo de órdenes de detención. Esta dispuesto a correr ese riesgo y, en ese sentido, le solicitamos a los países representados un respaldo para quien encarna realmente la democracia", pidió Tarre.

Tarre formuló esa solicitud durante una sesión extraordinaria para evaluar la situación en Venezuela, de la que estuvieron ausentes siete países (Surinam, Trinidad y Tobago, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, Barbados y Belice), en un gesto de respaldo a Maduro.

No obstante, en la sesión expresaron su apoyo a Guaidó EE.UU. y los países del Grupo de Lima, que este martes ya pidieron que se respete la vida de los miembros de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), de mayoría opositora, tras el intento de levantamiento militar del líder opositor.

El que se pronunció de manera más dura fue el número dos de la misión de Estados Unidos ante el organismo, Alexis Ludwig, que condenó los "ataques" de las fuerzas fieles a Maduro contra la oposición y urgió al resto de miembros del mecanismo panamericano a hacer lo mismo.

"EE.UU. condena estos ataques contra protestas pacíficas en los términos más enérgicos, condenamos estos ataques y eso deberían hacer el resto de democracias del mundo, en particular los otros miembros de la OEA", aseveró Ludwig.

Venezuela vive este miércoles una nueva jornada de manifestaciones 24 horas después del efímero levantamiento de un grupo de militares en Caracas que estuvo liderado por Guaidó y desembocó en una jornada de protestas violentas, que se saldaron con un muerto y 80 heridos.

"A pesar de la brutalidad de estos ataques, no podrán silenciar al pueblo de Venezuela, el pueblo sabe la verdad de las desastrosas políticas económicas y políticas del antiguo régimen, que han transformado un país rico en uno pobre", sostuvo Ludwig.

Por su parte, el embajador de Colombia en la OEA, Alejandro Ordoñez, consideró que este martes se produjo un "avance" para poner "fin a la tiranía y recuperar la democracia".

"Ayer en una acción valiente y pacífica el presidente Guaidó, cumpliendo su función constitucional de comandante en jefe de las fuerzas armadas, renovó el llamado a los militares para pedirles lealtad y que se pongan al servicio de la patria y no de una persona", aseveró Ordoñez.

Asimismo, Gonzalo Koncke, jefe de gabinete del secretario general la OEA, Luis Almagro, dijo que 54 personas han muerto en manifestaciones en Venezuela en lo que llevamos de 2019.

"Se necesitan soluciones reales urgentes y democráticas para el pueblo venezolano para que pueda salir de la dictadura usurpadora (...) Hoy nuestra responsabilidad es la de proteger al pueblo venezolano", afirmó Koncke.

El chavismo se ha manifestado este miércoles en el centro y oeste de Caracas en el marco de los actos convocados por el Gobierno a propósito del Primero de Mayo.

Además, en las calles hay manifestaciones en apoyo a Guaidó, que también se registran en varias ciudades del interior del país.

Al menos ocho personas han sufrido lesiones en Caracas debido a la violencia suscitada en algunas de las manifestaciones antigubernamentales que se desarrollan este miércoles en toda Venezuela, informaron a Efe fuentes médicas en la capital venezolana.

Venezuela atraviesa un agravamiento de la tensión política desde enero pasado, cuando Maduro juró un nuevo mandato de seis años que no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional, y Guaidó se proclamó jefe de un Gobierno interino que cuenta con el respaldo de 54 países.

Simultáneamente, la nación sufre la peor crisis económica de su historia, lo que genera cada día protestas para denunciar la severa escasez de alimentos y medicinas y la pésima prestación de los servicios públicos.

Beatriz Pascual Macías