EFEWashington

La plataforma WikiLeaks aseguró hoy que el Departamento de Justicia de EE.UU. interrogará mañana viernes en Quito a seis miembros del personal de la embajada ecuatoriana en Londres, dentro de una investigación sobre una presunta reunión entre Julian Assange y el consultor estadounidense Paul Manafort.

WikiLeaks reveló en su cuenta oficial de Twitter esos supuestos planes del Departamento de Justicia, que no ha confirmado esa información.

"El día 7 de enero, el Departamento de Justicia emitió cartas rogatorias para interrogar a seis exdiplomáticos y personal de la embajada de Ecuador en Londres", indicó el grupo liderado por Assange en su cuenta de la red social.

Según WikiLeaks, el Gobierno ecuatoriano ha accedido a que el interrogatorio se produzca "mañana en Quito", y estaría relacionado con una información que el diario británico "The Guardian" publicó en noviembre.

Ese artículo afirmaba que Manafort, exjefe de campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantuvo reuniones secretas con Assange, fundador de WikiLeaks, en la embajada de Ecuador en Londres, donde éste se hallaba recluido, en 2013, 2015 y 2016.

La presunta reunión de más interés es la que se produjo supuestamente en marzo de 2016, cuando Manafort acababa de unirse a la campaña electoral de Trump, y meses antes de que WikiLeaks lanzara una serie de correos electrónicos del Partido Demócrata estadounidense robados por oficiales de la inteligencia rusa.

Manafort es una figura clave en la investigación de la trama rusa, dirigida por el fiscal especial Robert Mueller, que lleva a cabo pesquisas sobre la presunta injerencia de Rusia en los comicios presidenciales en EE.UU. de 2016.

El exjefe de campaña de Trump ha sido declarado culpable de ocho delitos de fraude y se espera que en marzo se dicte sentencia sobre otro caso, después de que el acusado rompiera supuestamente un acuerdo de culpabilidad firmado con la fiscalía de EE.UU.

Tanto WikiLeaks como Manafort han negado que la información publicada por "The Guardian" sea cierta, y el exjefe de campaña de Trump aseguró en un comunicado en noviembre que "nunca" se había reunido con Assange ni "con nadie conectado con él".

Sin embargo, un grupo de seis legisladores demócratas instó en diciembre en una carta al secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, a averiguar qué había de cierto en la información de "The Guardian", para arrojar luz sobre "los esfuerzos de interferencia extranjera en las elecciones" estadounidenses.