EFEWashington

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció este lunes la creación de una "Comisión de Derechos Inalienables" encargada de revisar "el papel de los derechos humanos en la política exterior estadounidense".

"Es el momento oportuno para una revisión informada del papel de los derechos humanos en la política exterior estadounidense", indicó Pompeo en una intervención en la sede del Departamento de Estado en la que no aceptó preguntas.

El objetivo es que este panel de expertos, que cuenta tanto con demócratas como republicanos, ayude al Gobierno estadounidense a determinar lo que considera un derecho humano a la hora de decidir si ofrece su respaldo a otros países.

Pompeo advirtió de que "palabras como 'derechos' pueden ser usadas para el bien o el mal" a la vez que lamentó que hayan sido utilizados en ocasiones para "propósitos dudosos o perversos".

"Si todo es un derecho, entonces por definición estamos devaluando la importancia fundamental de los derechos inalienables", apuntó.

El jefe de la diplomacia estadounidense no ofreció más detalles acerca de las funciones e implicaciones de esta iniciativa.

La "Comisión de Derechos Inalienables", que integra a activistas, filósofos y académicos, estará dirigida por Mary Ann Glendon, profesora de Derecho de Harvard y exembajadora estadounidense ante el Vaticano bajo la Presidencia de George W. Bush (2001-2009).

Por su parte, Glendon, que estuvo en el acto de presentación, agradeció a Pompeo que otorgue prioridad "a los derechos humanos en un momento en que los derechos básicos son malentendidos y manipulados por muchos, e ignorados por algunos de los peores violadores de derechos humanos del mundo".

En un artículo publicado este domingo en el diario The Wall Street Journal, Pompeo señaló que "regímenes opresivos" como los de Irán y China se han aprovechado de este cambio, e instó a organismos internacionales como Naciones Unidas a reenfocarse en su misión original.

La Administración del presidente Donald Trump ha criticado el papel de las instituciones internacionales, retirando aportaciones para ciertas agencias, al criticar que se hayan extralimitado en sus funciones con la excusa de definiciones amplias los derechos humanos.