EFEWashington

El Departamento de Estado de EE.UU. consideró hoy que los responsables de asesinatos y abusos de derechos humanos en Nicaragua "deben ser llevados ante la Justicia" y llamó al Gobierno de Daniel Ortega a que cree las condiciones necesarias para un "diálogo creíble".

"Aquellos responsables de los asesinatos y de otras violaciones de derechos humanos deben ser llevados ante la Justicia", destacó en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Heather Nauert.

Las protestas contra el Gobierno de Nicaragua comenzaron hace casi un mes por la reforma de la Seguridad Social que planteaba Ortega y, aunque dio marcha atrás, ahora el reclamo social ha pasado a otro nivel y los manifestantes piden la renuncia del presidente, después de 11 años en el poder, con acusaciones de abuso de poder y corrupción.

"Hacemos un llamado al Gobierno nicaragüense para que respete los derechos de los manifestantes y cree las condiciones necesarias para un diálogo creíble, incluido el cese de toda violencia", señaló la portavoz de la diplomacia estadounidense.

El sector privado y el Gobierno de Ortega se han comprometido a abrir un proceso de diálogo, en el que la Conferencia Episcopal (CEN) participará como mediadora.

El Departamento de Estado de EE.UU., además, reiteró su petición para que el Gobierno de Ortega permita a organizaciones internacionales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), evaluar la situación de respeto a los derechos humanos en el país centroamericano.

En su comunicado, el Departamento de Estado dijo estar "profundamente preocupado" por la crisis en Nicaragua y condenó la violencia de esta madrugada que ha dejado más muertos y heridos".

"Reiteramos nuestro firme apoyo al pueblo nicaragüense y a sus demandas para una democracia auténtica", señaló.

La cifra de fallecidos en las protestas asciende a 50, según reportó el Gobierno de Nicaragua, a través de su portal oficial, El 19 digital, que hoy mismo informó de la muerte de otras tres personas durante duros enfrentamientos registrados durante la madrugada del jueves al viernes.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) solo contabilizó un muerto en esos choques y elevó a 48 el número de víctimas mortales, si bien los datos de esta organización son más conservadores ya que no incluyen a nadie mientras sus expertos no contrasten las fichas de las víctimas, verifiquen el cuerpo y su familia las reconozca.