EFEMontevideo

El nuevo canciller de Uruguay, Francisco Bustillo, anunció este martes a Ana Teresa Ayala y Guzmán Carriquiry como los próximos embajadores del país suramericano en España y el Vaticano, respectivamente.

En este sentido, el canciller -que empezó su gestión presencial este lunes después de una semana en cuarentena por haber arribado desde España, donde era el embajador de Uruguay desde 2012- destacó a ambas personas designadas y enfatizó que fueron elegidas tanto por él como por el presidente Luis Lacalle Pou.

Bustillo llegó al país para hacerse cargo de la Cancillería tras la renuncia de Ernesto Talvi el pasado 1 de julio.

"Para mí es algo muy sentido y mucho más cuando se trata de una persona a la que quiero muchísimo, que me ha acompañado muchísimos años a lo largo de esta trayectoria de 34 años en el servicio exterior. Hemos compartido funciones en distintos destinos diplomáticos en el exterior", señaló respecto a Ayala.

El canciller sostuvo que la nueva embajadora de Uruguay en España va a hacer "una extraordinaria gestión" y destacó el hecho de que ella lo acompañó en su período de embajador en Argentina y en el país europeo.

Ayala venía de ser "la número tres" de la Cancillería durante la anterior gestión de Gobierno, ya que se desempeñaba como directora general, y Bustillo la designó como su asesora cuando llegó al país.

"En la charla con el presidente surgió la posibilidad de enviarla como representante diplomática uruguaya, como jefa de misión a España, algo que a mí me llenó de muchísima alegría", acotó.

Antes de la llegada de Bustillo a Uruguay, Ayala iba a ser embajadora de Uruguay para la Santa Sede. Sin embargo, prefirieron optar por Carriquiry debido a que reside allí hace casi 50 años y es "amigo personal" del papa Francisco.

"Creemos que tiene mucho para aportar y sumar en favor de la relación con el Vaticano y con la Iglesia Católica. Para el presidente y para mí es algo muy sentido, muy lindo de haberle ofrecido el cargo de embajador con la certeza de que lo va a hacer extraordinariamente bien", apuntó.

Carriquiry es un laico con casi medio siglo de trabajo dentro del Vaticano y ha conocido de cerca a cinco papas: Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco. Fue el primer laico en ocupar varios altos cargos dentro de la Santa Sede, por lo que cuenta con un gran conocimiento del destino.