EFEAsunción

El expresidente de la Cámara de Diputados de Paraguay Miguel Cuevas, del gobernante Partido Colorado, se presentó este jueves en las dependencias de la Agrupación Especializada, una división de la Policía en Asunción, para cumplir una orden de prisión preventiva por un presunto delito de enriquecimiento ilícito.

Cuevas, actual diputado y miembro de la corriente del oficialismo que preside el presidente del país, Mario Abdo Benítez, acudió de forma voluntaria a ese predio policial, que también funciona como centro de reclusión, acompañado de su abogado, según informaron las radios locales.

Ello horas después de que un juez ordenara su captura, luego de que otra magistrada rechazara también hoy el hábeas corpus preventivo que había presentado su abogado y con ello agotara su último recurso legal para evitar la prisión preventiva.

La medida fue ordenada hace una semana por un juez penal debido a un presunto delito de enriquecimiento ilícito, pero había sido sujeta por el juez a un recurso de reposición planteado por su defensa ante un tribunal de apelación.

La orden establecía prisión preventiva en la Agrupación Especializada de la Policía Nacional, donde hay recluidos desde peligrosos delincuentes hasta políticos con causas por corrupción.

El lunes pasado, durante la sesión extraordinaria en la Cámara Alta para tratar la ley de control de los fondos de los candidatos a campañas electorales, Cuevas dijo que era inocente y que su ingreso en prisión sería una injusticia.

El legislador fue presidente de la Cámara Baja en el período 2018-2019.

Fue imputado por la Unidad Especializada en Delitos Económicos y Anticorrupción por los delitos de enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y declaración falsa cuando era alcalde de Sapucái y gobernador del departamento de Paraguarí (centro).

La denuncia contra Cuevas fue presentada inicialmente por un concejal del municipio de Ybycuí, en ese mismo departamento, quien aportó a la Fiscalía documentos sobre la causa, en la que fueron identificados 14 inmuebles a nombre del diputado y su familia.

El dirigente colorado también está acusado de supuesta lesión de confianza cuando fue gobernador de Paraguarí tras una denuncia de presunta malversación de 196.900 dólares en concepto de gasto de combustible.