EFEWashington

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, se está planteando dimitir a raíz de los tuits de su jefe, el presidente Donald Trump, que según confesó recientemente le están haciendo "imposible" hacer su trabajo.

The Washington Post informó este martes que Barr ya habló con gente próxima a Trump acerca de sus planes, de acuerdo a tres funcionarios que conversaron con el periódico capitalino bajo condición de anonimato.

Estas fuentes también indicaron que Barr estaría comunicando su intención de dimitir al entorno de Trump con el objetivo de que el presidente deje de hacer comentarios en Twitter sobre el Departamento de Justicia. "Tiene sus límites", indicó uno de los funcionarios.

Barr dijo la semana pasada en una entrevista con la cadena ABC que las críticas del mandatario le están haciendo "imposible" hacer su trabajo y avisó que no va a dejarse "intimidar o influenciar por nadie".

Las declaraciones llegaron después de que Trump criticara la petición de condena del Departamento de Justicia para Roger Stone, un estrecho excolaborador del presidente que fue declarado culpable de siete cargos por su implicación en la llamada trama rusa.

"No voy a dejarme intimidar o influenciar por nadie, ya sea el Congreso, el equipo editorial de un diario o el presidente", afirmó Barr.

"(Las críticas de Trump) me hacen imposible hacer mi trabajo y quiero asegurarle que los tribunales y los fiscales de mi departamento estamos haciendo nuestro trabajo con integridad", remarcó.

Los ataques de Trump en Twitter contra el Departamento de Justicia, que dirige Barr, por el caso Stone, provocaron el martes pasado la renuncia de los cuatro fiscales encargados de ese procedimiento.

Las declaraciones de Barr no han logrado por el momento que Trump deje de opinar sobre el Departamento de Justicia, que respondió a su fiscal que como presidente tiene "derecho legal" a interferir en casos judiciales.