EFELa Paz

El Gobierno de Bolivia consideró este viernes "antidemocráticas" las resoluciones de los cabildos ciudadanos contra el presidente boliviano, Evo Morales, en los que se llamó a desconocer un eventual triunfo del mandatario en las elecciones del próximo 20 de octubre.

En declaraciones a los medios en La Paz, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, consideró una "paradoja" que los sectores contrarios a la reelección de Morales hablen de que hay una "dictadura" en el país y, a la vez, convoquen a un cabildo.

La autoridad sostuvo que el cabildo es un "espacio deliberativo plural" reconocido en la Constitución, que "responde precisamente a la fortaleza de una sociedad democrática".

"Lo que no es democrático es convocar al desconocimiento de los resultados electorales, porque se están atribuyendo la voluntad popular de todo un país. Un cabildo de no sé cuántas personas hoy pretende usurpar la voluntad general del país", sostuvo.

A su juicio, los cabildos parecieron "un cierre de campaña" de los candidatos opositores antes que una "consulta respetuosa, democrática, popular".

Para Quintana, "es una expresión anticipada de una derrota catastrófica de las fuerzas políticas conservadoras", aunque consideró que el "pueblo boliviano" no está de acuerdo con esas "peticiones antidemocráticas".

Sectores contrarios a la reelección de Morales celebraron este pasado jueves masivos cabildos o asambleas ciudadanas en ciudades como La Paz y Cochabamba, en coincidencia con el Día de la Democracia en Bolivia en recuerdo del fin de las dictaduras hace 37 años.

Un llamamiento a votar solo a quienes cumplen la Constitución y otro a la "desobediencia civil democrática" si gana Morales en los comicios fueron algunas resoluciones del cabildo en La Paz, que también planteó enjuiciar al gobernante por traición a la patria, acusado de violar el régimen constitucional de recursos naturales.

Los graves incendios en la Chiquitania, una región boliviana en la que desde el pasado agosto ardieron millones de hectáreas de bosque, son atribuidos desde la oposición, como se puso de manifiesto en el cabildo, a un decreto presidencial que propició quemas para ganar terreno para intereses agrícolas y ganaderos.

Los asistentes también demandaron la renuncia de los vocales del órgano electoral, por considerarlos afín al Gobierno por haber avalado su candidatura pese al referéndum que negó la posibilidad de ampliar los dos mandatos seguidos que permite la Constitución que el propio Morales promulgó.

Al cabildo en La Paz asistieron candidatos opositores como el expresidente Carlos Mesa y el senador Oscar Ortiz, aunque no fueron parte de los oradores.