EFEManagua

El periodista nicaragüense Miguel Mora, que estuvo en prisión en el marco de unas manifestaciones contra el Gobierno que preside Daniel Ortega, lanzó este sábado su candidatura a la Presidencia de Nicaragua por el opositor Partido Restauración Democrática (PRD), que lo ratificó en una Asamblea.

"Es un honor aceptar esta candidatura", dijo Mora en su discurso de aceptación de la candidatura para la Presidencia de Nicaragua en las elecciones generales del 7 de noviembre próximo.

Mora, fundador, propietario y exdirector del canal de televisión 100 % Noticias, clausurado por el Gobierno de Ortega en el marco de la crisis sociopolítica que vive el país desde abril de 2018, dijo que aceptaba la nominación en nombre de los denominados "presos políticos" y de las decenas de miles de exiliados que ha dejado el conflicto interno que se vive en Nicaragua.

El PRD obtuvo el 4,3 % de los votos en las elecciones de 2016 en la que se anuló al principal bloque opositor y en las que resultó reelegido el presidente Ortega, junto a su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta.

El PRD, que fue la cuarta fuerza política en esos comicios, forma parte de la Coalición Nacional, que la integran, además, el partido indígena Yatama ("Hijos de la madre tierra" en lengua miskita), y las organizaciones Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN), Unidad Nacional Azul y Blanco, y Movimiento Campesino.

El comunicador, que estuvo encarcelado durante seis meses acusado de "fomentar e incitar al odio y la violencia" y "provocación, proposición y conspiración para cometer actos terroristas", explicó que su candidatura será sometida a un procedo de selección dentro de la Coalición Nacional.

EXPONE PLAN DE GOBIERNO

En caso de ser el elegido, Mora se comprometió a trabajar para que baje el costo de la canasta básica, dejar sin efecto unas reformas tributarias aprobadas en el marco de la crisis, aumentar el techo salarial del Impuesto sobre la Renta (IR) para beneficiar a 200.000, y "cero corrupción en la cadena de precio de los combustibles".

"El dinero alcanza cuando nadie se lo roba", remarcó Mora, quien aseguró que su programa Gobierno incluye respeto a la libre empresa, y respeto a la propiedad privada.

También que será respetuoso de la libertad de prensa y de la libertad de expresión.

"En mi Gobierno no habrá censura, ni persecución, acoso y cárcel para periodistas. Quiero ser el Presidente de la integridad y honradez, (...) acabar con nepotismo, ni un solo miembro de nuestro núcleo familiar tendrá puestos en el Gobierno, debemos sembrar cultura de honradez", sostuvo.

Además, dijo que promoverá "la derogación de la mega estafa canalera", en referencia a la Ley del Gran Canal Interoceánico en Nicaragua, cuya concesión Ortega se la cedió al empresario chino Wang Jing, aunque la obra no ha arrancado.

Sobre el futuro del Ejército y la Policía, el periodista, que fue excarcelado en junio de 2019 después de seis meses en prisión, Mora dijo que "deben de rendir cuentas al pueblo" y que está favor de impulsar una Comisión de la Verdad.

Asimismo, dijo que rompería relaciones diplomáticas con Cuba y Venezuela, y abriría una embajada permanente en Israel.

"Sacaré a Nicaragua del aislamiento internacional estableciendo relaciones con nuestros socios comerciales, como son Estados Unidos y la Unión Europea", añadió.

MENSAJE A SANDINISTAS

El periodista también envió un mensaje a los sandinistas "que no se han manchado las manos de sangre".

"Tranquilo, estate tranquilo. El que no la debe, no la teme. Justicia sí, venganza no. El pueblo conoce con nombre y apellido a sus verdugos. Te hablo a vos (sandinista), a los que vamos a barrer es a comisarios políticos, paramilitares que pisotean la dignidad", anunció.

Aseguró que en un eventual Gobierno suyo, dignificará el servicio público y que "nunca serán obligados a pensar o actuar en función de ningún partido político", como, a su juicio, lo hace el régimen de Daniel Ortega.

"Nunca más se verá una bandera partidaria. La que tiene que estar pegada es la azul y blanca (de Nicaragua). Voy a ser un Presidente para todos los nicaragüenses, sin distingo alguno", afirmó Mora, de pasado sandinista.

Los opositores buscan cómo derrotar a los sandinistas, dirigidos por Ortega, de 75 años, que en enero cumplió 14 años consecutivos en su segunda etapa como presidente de Nicaragua, tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1985, y presidir por primera vez el país de 1985 a 1990.