EFESantiago de Chile

El candidato a la Presidencia de Chile José Antonio Kast, un ultraconservador de ascendencia alemana, aseguró este jueves "aborrecer" a los nazis, después de que medios internacionales apuntaran a la vinculación de su padre con el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, de Adolf Hitler.

"Más allá de un papel, yo y toda la familia aborrecemos a los nazis", afirmó Kast a la chilena Radio Bíobio.

La polémica se dio esta semana, cuando la agencia AP publicó una investigación en la que mostraba una tarjeta de identidad que demostraba la inscripción al partido nazi de un hombre llamado Michael Kast (nombre del padre del candidato) con fecha y lugar de nacimiento coincidentes.

El documento fue emitido el 1 de septiembre de 1942, momento culmen de la guerra entre Hitler y la Unión Soviética.

En anteriores ocasiones, José Antonio Kast, líder del Partido Republicano chileno, había reconocido la participación de su padre en las Fuerzas Armadas (Wehrmacht) durante la Segunda Guerra Mundial tras un "reclutamiento forzado", algo que no lo convertía en nazi.

"Cuando hay una guerra, el reclutamiento es obligatorio y un joven de 17 o 18 años no tiene opción de decir 'No voy a ir', porque le harían un juicio militar y lo fusilarían al día siguiente", dijo entonces el candidato, según la información de la investigación.

Pese a la coincidencia de los datos, no hay evidencia directa de que esa copia de la cédula, que fue publicada anteriormente en redes sociales por el periodista chileno Mauricio Weibel, pertenezca realmente al padre del candidato.

La aparición de esta prueba tensa todavía más la recta final de una carrera presidencial crucial para el futuro del país, en la que, en una segunda vuelta, se enfrentarán el 19 de diciembre Kast y el exlíder estudiantil de izquierda Gabriel Boric, dos candidatos de formaciones con menos de cinco años de recorrido.

El ultraconservador, un católico ferviente y padre de nueve hijos, encabezó la primera vuelta de la elección presidencial el mes pasado con dos puntos de ventaja, aunque ahora los principales sondeos lo dan como perdedor.

Él y su familia ha tenido profundos lazos familiares con la dictadura militar del general Augusto Pinochet (1973-1990), un régimen con el que se ha mostrado complaciente en numerosas ocasiones.